Equipos y productividad: ¿Qué impacto tiene la tecnología?

equipos y productividad, tecnología

En Estados Unidos, durante la pandemia, la productividad aumentó, gracias al uso de herramientas digitales tanto para trabajar como para crear espacios de confianza y comunicación.

Una reciente encuesta de Goldman Sachs, publicada en Bloomberg, muestra que la productividad en Estados Unidos durante la pandemia aumentó en un 3,1% anualizado contra 1,4% el periodo anterior.

¿Qué es la productividad? Recordemos que, en síntesis, la productividad se mide como el PIB generado en promedio por los trabajadores por cada hora trabajada.

Una pregunta interesante es cómo la productividad pudo aumentar, si ya no podíamos compartir un mismo espacio, que es un elemento supuestamente fundamental para el trabajo en equipo, el cual a su vez es importante para una mayor productividad.

Equipos y productividad: Más herramientas digitales y colaboración

La respuesta se encuentra en las herramientas digitales, especialmente para actividades que requerían desplazamientos importantes y de costos altos (viajes internacionales, por ejemplo).

En el trabajo en equipo la importancia está en lograr contar con reglas para la colaboración y permitir a todos los miembros interactuar de forma ordenada, con confianza entre ellos. El teletrabajo obligó a la adopción de herramientas digitales que ayudan a estos objetivos.

Además, se reconstruyeron las reglas, con las reuniones en general empezando en horario y con menores tiempos dedicados a temas no laborales. Todo esto ayuda a mejorar la productividad.

Espacios para la confianza, el sentido de equipo y la salud mental

Si bien la menor interacción social puede ser positiva en el corto plazo en términos de productividad, afecta directamente aspectos fundamentales del trabajo en equipo. Estamos hablando de la confianza y el sentirse parte de un grupo, además de la salud mental.

Esto es especialmente grave para equipos que no se conocen previamente, donde el desarrollo de estos elementos se hace más difícil sin la presencia física.

En general, es necesario tener ciertas instancias de presencia física para poder generar elementos necesarios para un trabajo en equipo productivo, particularmente en las fases iniciales.

Sin embargo, la correcta implementación de herramientas digitales y espacios adecuados permite generar las instancias de confianza sin necesariamente recurrir a la presencia física.

Ejemplos de herramientas tecnológicas para aumentar la productividad en los equipos

Así, herramientas como Slack permiten una comunicación fluida entre los equipos, con canales que posibilitan armar temas de conversación no laborales.

Otras como Google Drive o OneDrive permiten trabajar al mismo tiempo sobre un archivo conjunto, como si estuviéramos en el mismo lugar.

Herramientas hoy ubicuas como Zoom, Meet o Teams que permiten conversar, mirarse, compartir pantallas y colaborar, ayudan a incorporar la comunicación no verbal a la interacción.

Equipos y productividad: También espacios para no trabajar

Finalmente, y muy importante, la generación de espacios que algunos han construido creativamente para compartir tiempos no laborales. Estos últimos ayudan al desarrollo de la confianza y el bienestar de las personas que componen un equipo.

Por ejemplo, ideas como desayunos, almuerzos o cumpleaños, ocasiones en que se envía la comida a domicilio a cada uno de los miembros del equipo  y se comparte una conversación virtual. O también, otras actividades donde cada persona recibe en su hogar los elementos para sentirse parte de algo. O simplemente, juntarse a tomar un “café virtual” para conversar de temas que no son necesariamente laborales.

Todos estos elementos han ido ayudando a que las horas trabajadas no se utilicen simplemente en llegar a un lugar, trasladarse, esperar al resto, encontrar los documentos correctos, etc. En cambio, ahora se utilizan en producir, generando un aumento de productividad muy grande. Particularmente en sectores relacionados con servicios con posibilidad de digitalización.

Por todo esto, debemos estar agradecidos de las herramientas digitales con las que contamos hoy para construir y desarrollar equipos. Y debemos tener la creatividad y flexibilidad para aprovecharlas y ayudar a que nos permitan construir vínculos entre los miembros de un equipo.

De esta manera es posible guiar hacia un estado de alta colaboración y productividad. En otras palabras, cada uno sabe qué hacer y qué esperar de las otras personas del equipo.

 

Actualízate con el curso sobre equipos para enfrentar el crecimiento (online) de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor