Papa Francisco y liderazgo: Una mirada a los 5 valores esenciales de su carta

Humildad, generosidad, autenticidad, respeto y compromiso, son los valores esenciales del liderazgo en cualquier organización.

Como muchos, me he enterado que el Papa Francisco, envió una carta con fecha 8 de abril recién pasado, dirigida a “Los señores Obispos de Chile tras el informe de s.e. Mons. Charles J. Scicluna”, quien fue enviado por él mismo, para obtener toda la información posible asociada al llamado “caso Barros”, actual obispo de Osorno y acusado de encubrimiento en el conocido “caso Karadima”.

He escuchado y leído diversas interpretaciones de dicha carta, respecto de los posibles efectos que podría generar en la influencia y roles de las actuales autoridades de la Iglesia Católica chilena.

El liderazgo que han ejercido los Papas, en la historia de la Iglesia Católica, ha tenido una fuerte relevancia gracias a su sólido marco valórico, por esto, me pregunto ¿qué valores sustentan dicha carta y el liderazgo del Papa hoy?.

Reconozco que me hago esta pregunta teniendo en la memoria que él, justo antes de irse del país en su último viaje a Chile, respecto al “caso Barros”, dijo: “No hay una sola prueba en contra de él, solo hay calumnias”.

5 valores esenciales

A mi juicio existen 5 valores esenciales para el ejercicio del liderazgo en cualquier organización: humildad, generosidad, autenticidad, respeto y compromiso.

Veamos si la carta en cuestión, tiene alguna evidencia de estos valores en el liderazgo del Papa.

Humildad: Por supuesto que liderar pidiendo ayuda es un valor, consciente de las propias limitaciones. Y dejando de lado el ego que confunde y deteriora las relaciones humanas. En la carta se evidencia cuando dice a los obispos “…solicitar humildemente Vuestra colaboración y asistencia en el discernimiento de las medidas…”

Generosidad: Este valor le permite al líder abrir nuevos espacios para escuchar, crear, confiar, etc. Este es el sentido del texto: “Ahora, tras una lectura pausada de las actas de dicha ‘misión especial’, creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes…”

Autenticidad: Con este valor el líder es fiel a sí mismo, arriesgando prestigio o imagen, pero manteniendo su coherencia privada y pública. Por esto el Papa, en su estilo, se acerca y escribe “Ya desde ahora pido perdón… espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas”.

Respeto: Este valor ha sido reconocido por todos los involucrados o afectados, donde efectivamente se creó y cuidó el contexto para un encuentro respetuoso. Así lo describe la carta: “… pues no sólo se ha mantenido el clima de confidencialidad alcanzado durante la visita, sin que en ningún momento se ha cedido a la tentación de convertir esta delicada misión en un circo mediático.”

Compromiso: Finalmente, la declaración esencial del líder es un compromiso claro y directo, lo que permitirá juzgarlo si cumple con la invitación: “Pienso convocarlos a Roma…. He pensado en dicho encuentro como en un momento fraternal, sin prejuicios ni ideas preconcebidas, con el solo objetivo de hacer resplandecer la verdad en nuestras vidas”.

Qué destaco

No voy a cometer la arrogancia de decir “lo que yo habría dicho si fuera el Papa”. O lo que “él debió haber dicho o hecho” u otro comentario desde la comodidad de mi escritorio, pero destaco que la carta del Papa hoy refleja los valores que extrañaba y que, desde hace algún tiempo, no veía presentes en su liderazgo.

Les dejo una pregunta para reflexionar: ¿Cuál es nuestro mapa valórico para ejercer el liderazgo hoy?

 





Artículos más recientes del autor