Liderazgo empresarial con legitimidad

El liderazgo empresarial se basa en respetar un mapa valórico. No todo es dinero.

Me sentí muy interpretado en la entrevista de Ciper del pasado 12 de marzo a Juan Pablo Luna (Profesor del Instituto de Ciencia Política y de la Escuela de Gobierno de la Universidad Católica)1 cuando decía: “… ni en el corto ni en el mediano plazo, volver a otorgar legitimidad social a instituciones de mercado manchadas con el abuso, la desigualdad, la falta de dignidad”.

Un mes después de esta entrevista, la CPC (Confederación de la Producción y del Comercio), elige a su nuevo presidente, Juan Sutil, quien afirma que se debe “Instaurar una economía social de mercado de verdad, no un capitalismo que no pone a la persona en el centro. Las empresas tienen un rol fundamental que deben asumir con responsabilidad”.

Quizás sin querer, el presidente de la CPC responde a Juan Pablo, marcando un tono que busca ejercer su liderazgo con legitimidad.

Ya ha pasado poco más de un mes de dicho nombramiento, y el rol del presidente de la CPC ha estado notoriamente activo contribuyendo a enfrentar las nuevas demandas sociales, en torno a la estabilidad laboral, flexibilidad en jornadas de trabajo, apoyo financiero y otras medidas impulsadas por el gobierno. Por supuesto, todo esto como parte de un contexto obligado, impuesto por la realidad de emergencia sanitaria del Covid-19.

Sin embargo, también hemos leído2 importantes anuncios por parte de Juan Sutil, en torno a la creación de un fondo privado creado por la CPC y compuesto por familias y empresas, de 80 mil millones de pesos (unos US$ 94 millones), destinado a ayudar fundaciones y al Ministerio de Salud. Ello, a través de la compra de 400 ventiladores mecánicos, 1 millón de test de diagnóstico de Covid-19 y equipamiento crítico, para así aportar de manera directa a cubrir las actuales necesidades y urgencias de la sociedad.

En lo concreto, sin duda es un aporte de proporciones, que genera enormes beneficios sociales actuales y futuros, acorde con el bien común y la solidaridad que se espera de los grandes empresarios.

Mapa valórico

Sin embargo, el liderazgo empresarial con legitimidad se consigue a partir de la práctica de los siguientes valores que, a mi juicio, son los esenciales: humildad, generosidad, autenticidad, respeto y compromiso.

Humildad: Consiste en la capacidad del liderazgo de reconocer que se está dispuesto a corregir errores, a demostrar su coherencia entre lo que se dice y hace, juzgando críticamente su pasado, reconociendo prácticas deshonestas, para luego desafiarse a reconstruir la confianza dañada.

Generosidad: Con este valor, el liderazgo se direcciona en ayuda de quienes lo necesitan sin pedir retribución. No es una transacción ni debe condicionar futuras relaciones de trabajo o de mutua colaboración. Por lo tanto, no se generan deudas de quien es ayudado ni tampoco se gana una posición ventajosa futura de quien ayuda a otro.

Autenticidad: La identidad como empresario es el resultado de muchas decisiones que la van forjando, con aciertos y errores, éxitos y fracasos. Además con una perseverancia que se nutre de un motor personal único, el sello distintivo que se refleja en un modo de hacer las cosas que genera confianza.

Respeto: A través de este valor, el liderazgo empresarial aplica reglas del juego no abusivas, porque está consciente de relacionarse con las personas reconociendo su dignidad. En este contexto, se fortalece la transparencia y el cuidado mutuo para preservar la interacción.

Compromiso: Finalmente, con este valor es posible proyectar el liderazgo empresarial y que trascienda hacia una cultura integra. Aquí se debe dar evidencia de cuan dispuesto estamos para cumplir la promesa de poner a la persona en el centro, y no evadir la responsabilidad que demanda este momento de la historia.

Hoy veo una gran oportunidad para que el liderazgo empresarial reconstruya su legitimidad a través de los valores expuestos. Aún quedan dos años de la actual presidencia de la CPC en que se abrirán nuevas oportunidades para que su liderazgo tenga la legitimidad necesaria que logre poner a las personas en el centro y ser tratadas con dignidad.

Mis mejores deseos de éxito en su liderazgo al nuevo presidente de la CPC, Juan Sutil.

Pregunta: ¿Cómo está tu mapa valórico para ejercer el liderazgo con legitimidad?

Lee aquí sobre el curso online “Liderazgo” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor