Ética y confianza I: Chile está al debe

Escrito por : Cristián Saieh
Etica y confianza, curso sobre negociación Clase Ejecutiva UC, Curso Diseño de estrategias de negociación para la gestión, concepto de reciprocidad, desconfianza social,

La ética y la confianza están íntimamente ligadas. Los escándalos de los últimos años han generado una gran deslegitimación institucional y sistémica.

La confianza en Chile se encuentra en niveles muy bajos. Tanto en el aspecto interpersonal, institucional y sistémico. Estamos frente a los peores índices desde que se tiene registros. De muestra un botón: la desconfianza interpersonal anota en Chile un 10%. El promedio de la OCDE es un 40% y en países como Noruega, supera el 60%.

La crisis social, la pandemia, el proceso constituyente, los desfalcos en Carabineros y las Fuerzas Armadas; las diversas y variadas colusiones (papel tissue, medicamentos y pollos) dan cuenta de la gravedad del asunto en lo que respecta a la confianza institucional. Y nos ayudan a poner el foco de la discusión ética en primer plano.

¿Qué es la ética?

¿Qué se debe entender por ética? Esta no es una pregunta fácil de responder. Una primera reflexión puede invitar a entender que la ética y los comportamientos asociados tienen un fundamento en la ley; sin embargo, esto no es suficiente.

La ética pareciera depender más de apreciaciones sociales, subjetivas y temporales. Golpear en Chile a una mujer es un delito. En el mundo islámico no. Las coimas en muchos países son prácticas asentadas en el empresariado, mientras que en Chile son fuertemente sancionadas.

La Iglesia Católica, históricamente sostuvo que la homosexualidad es un tipo de atracción sexual no natural. Hoy en día las discriminaciones de género son repudiadas transversalmente.

Hay algo de cierto en que los ejemplos anteriores tienen un grado de relativización. Así, en un mundo globalizado, se suele escuchar que es difícil conocer las costumbres y valores de quienes provienen de escenarios culturales muy diversos, lo que justificaría relajar los propios estándares éticos.

Sin embargo, ese comentario es falaz. A pesar de las distancias físicas y temporales, hay bastante coincidencia en lo que se considera ético entre pensadores orientales, como Confucio, y occidentales, como Kant.

Ética y confianza: Concepto de reciprocidad

Una regla muy básica y simple, pero muy costosa de cumpir es la siguiente. Se trata del concepto de reciprocidad que, en su forma positiva, consiste en tratar al otro como nos gusta ser tratados. Y, en su forma negativa, en no hacer al otro lo que no nos gusta que nos hagan. Pero hay mucho más para reflexionar sobre ética.

Así, las ciencias económicas han planteado que el ser humano sería un Homo œconomicus, esto es, que todas sus decisiones se basan en la lógica costo/beneficio, pero ¿cuáles son los límites?, ¿es legítimo afectar los intereses de otros para maximizar los propios?

Al respecto, el filósofo español Fernando Savater es tajante: “Para la conciencia ética, lo malo no es aquello que puede ser sancionado, sino lo impropio de mí”. ¿Cómo extrapolar estas reflexiones a las instituciones y compañías?

Ética y confianza: ¿Qué ocurre en la empresa?

Veamos. ¿Se puede exigir un comportamiento ético a una organización o empresa? Adela Cortina, en su artículo Las tres edades de la ética empresarial, señala que no tan solo las personas son agentes morales, sino que las empresas también, por que toman decisiones en su actuar.

Tal vez un reflejo de la existencia de una ética empresarial se traduce en la Ley de Responsabilidad Penal de las Empresas. Además, muchas organizaciones han implementado sistemas de compliance que abogan por la ética, la defensa de la libre competencia y el respeto a todos los agentes de esa organización.

Lo que sí sabemos es que un comportamiento éticamente irreprochable genera una buena reputación y confianza. Las compañías e instituciones construyen su reputación, al igual que las personas, a través de sus actos.

La confianza y buena reputación se ganan a través del tiempo y es muy difícil construirlas. En cambio, a partir de un actuar reprochable es muy fácil generar desconfianza y adquirir mala reputación.

Profunda desconfianza

Todos los escándalos de los cuales hemos sido testigos durante los últimos años en Chile han generado una profunda desconfianza y una gran deslegitimación institucional y sistémica.

Esta última situación no solamente afecta a los involucrados en dichas acciones, sino que también ha permeado profundamente en el resto de la sociedad. Ciertamente, la desconfianza se convirtió en la regla general.

En otras palabras, generar confianza y que nuestro comportamiento sea consistente con la ética tiene su base en ser consistentes, creíbles y empáticos. Dejando de lado el foco único en nuestros intereses.

Este artículo contó con la colaboración de Felipe Martínez, coordinador de investigación del Programa de Negociación UC.

Actualízate con el curso sobre negociación (online) de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor