¿Conoces tus responsabilidades y obligaciones legales?

Responsabilidades y obligaciones legales web-min

Veamos las responsabilidades y obligaciones legales para las personas, que contempla la legislación.

Estamos, más que nunca, conscientes de nuestros derechos y los mecanismos para hacerlos valer en el caso de que estos no sean respetados.
Si nos venden un producto defectuoso exigimos se haga efectiva la correspondiente garantía; si se nos causa un daño, requerimos que este sea indemnizado. Lo anterior es “nuestro derecho”.

Pero olvidamos en algunas oportunidades que, así como tenemos derechos, también adquirimos como contrapartida obligaciones y responsabilidades, las cuales están estrechamente relacionadas a nuestros derechos.

La pregunta es entonces: ¿Estamos conscientes de nuestras obligaciones y deberes y la forma en que contraemos las mismas?.

La legislación, en particular la chilena, establece diversas fuentes que generan obligaciones y responsabilidades para las personas. La primera de ellas, y la más conocida, es el “contrato”. Si celebramos una compraventa de un departamento el vendedor tiene derecho a recibir el precio, pero también tiene la obligación de entregar la propiedad en el lugar y plazo pactado, pagar los gastos que asumió en el contrato, entre otras obligaciones.

Si incumplimos el contrato, probablemente nos forzarán judicialmente a cumplirlo, o bien, solicitarán la resolución del mismo —esto es, su terminación—, en ambos casos con indemnización de perjuicios.

Deberes como consumidores

Ahora bien, en lo que dice relación con los derechos de los consumidores, tan en boga hoy, como tales tenemos derecho a recibir una información veraz y oportuna y a que se nos proporcione seguridad en el consumo de bienes y servicios. Pero atención: también tenemos obligaciones asociadas a dichos derechos que debemos respetar, consistentes en el deber de informarnos responsablemente de las características del bien que adquirimos, evitar riesgos y celebrar operaciones con el comercio establecido.

Dichos deberes y obligaciones no están ni en un contrato ni en un papel que haya firmado el consumidor, sino en la ley, la cual es otra fuente generadora de obligaciones, muchas de las cuales son desconocidas por ejecutivos y profesionales.

Es preciso recalcar que para que nazcan derechos y obligaciones para las partes, no es necesario que exista un contrato escrito y firmado, ya que la mayoría de las transacciones comerciales hoy en día, no lo requieren. Pensemos en muchas compraventas de bienes y prestaciones de servicios que opera la gerencia de compras de una empresa.

Delitos y cuasidelitos

Una tercera fuente de las obligaciones son los llamados delitos y cuasidelitos, los cuales no se refieren al ámbito penal, sino más bien a “hechos ilícitos en materia civil, ejecutados con culpa (negligencia) o dolo (intencionalidad)”, los cuales pueden generar responsabilidad extracontractual y la consiguiente obligación de reparar el daño causado.

Muchas veces oímos de casos en que personas que incluso no han firmado un contrato, que no comparten una relación de negocios o que incluso no se conocen, se encuentran litigando juicios de alta cuantía en los tribunales, resultando una de ellas obligada a pagar una cuantiosa suma de dinero a la otra. Lo más probable es que se trate de un juicio por responsabilidad extracontractual.

Por ejemplo, si soy chocado por otro vehículo cuyo conductor manejaba descuidadamente y desatento a las condiciones del tránsito, produciéndose daños en mi automóvil, tendré el legítimo derecho a reclamar, no solo la aplicación de las infracciones que contempla la ley de transito, sino también la compensación de los daños sufridos, estando el responsable del accidente obligado a pagar las sumas que determine el juez en razón de la conducta ilícita y negligente del infractor de su ilícito civil.

Lee aquí sobre el curso online “Derecho para la Empresa” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor