Chile: ¿Cómo será el proceso constituyente?

Escrito por : Cristián Saieh
proceso constituyente, Curso Aplicación de herramientas de derecho para la gestión de la empresa

Lee sobre las etapas del proceso constituyente y los temas que aún están pendientes, como ciertos quorum para decidir sobre la aprobación del reglamento.

Chile vive momentos históricos. El pasado 25 de octubre una amplia mayoría de la ciudadanía decidió aprobar la idea de construir un nuevo texto constitucional.

Lo anterior, a pocos de primer año del estallido social que inició el pasado 18O, y que sin duda ha tenido un gran impacto a nivel político, económico y cultural en el país.

El mecanismo de redacción estará en manos de una Convención Constitucional, la que será conformada únicamente por miembros elegidos popularmente, con paridad de género tanto en la confección de las listas como en la posterior elección. La fecha de dicha votación ya está decidida: será el próximo 11 de abril de 2021.

En este punto, hay que hacer una precisión muy importante. El inicio del proceso no significa que la actual Constitución deje de estar vigente, ni tampoco asegura que necesariamente se vaya a reemplazar la actual. Para ello habrá que seguir una serie de pasos muy importantes que deben ser considerados.

Una vez electos los constituyentes, se deberá aprobar las normas y el reglamento de votación por dos tercios de los miembros del órgano. Dicho acuerdo sentará las bases del procedimiento de discusión y toma de decisiones del proceso constituyente.

Además, habilitará a que un cuarto de los convencionales pueda interponer una reclamación en caso de que estimen que se ha infringido dicho reglamento. Esta acción será conocida por cinco ministros de la Corte Suprema, quienes serán escogidos por sorteo para resolver cada cuestión planteada pudiendo, únicamente, anular el acto impugnado.

Proceso constituyente: quorum

Sin embargo, hay un aspecto importante respecto a este reglamento que aún no está claro. ¿Qué pasa si no se logra el quorum de 2/3 para aprobarlo? La respuesta hoy no es clara. Hay quienes sostienen que podría regularse por una ley, mientras otros sostienen que el proceso no podría seguir adelante hasta que se subsane esta situación.

Suponiendo que se aprueba el reglamento, para que alguna materia esté regulada en la nueva Constitución, deberá contar con el mismo consenso en cada una de las materias tratadas, es decir, un quorum de 2/3 de aprobación. Si no se logra alcanzar dicho quorum, este aspecto no estará regulado en la nueva Constitución, y no serán extensibles las actuales regulaciones constitucionales en dichas materias.

Aquí surge otro de los aspectos confusos del proceso, por cuanto, al menos teóricamente se podría dar una suerte de derecho veto a un grupo de convencionales que, organizados alcancen 1/3 de los votos. Con esto, ciertas instituciones o principios podrían perder su regulación constitucional en materias tan importantes como el Banco Central, la Contraloría General de la República, el Tribunal Constitucional u otras referentes al orden público económico, lo que conlleva importantes consecuencias para el desarrollo de la actividad empresarial en Chile.

Proceso: 9 meses en total

El proceso en su totalidad deberá durar nueve meses. Eventualmente, se podrá prorrogar por tres meses más y por una sola vez. A su vez, el eventual texto aprobado por la Convención, deberá respetar el carácter de República del Estado de Chile, su régimen democrático, las sentencias judiciales firmes y ejecutoriadas y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes.

Tampoco se podrá poner término anticipado al período de las autoridades electas en votación popular, salvo que la institución a la que pertenecen se modifique sustancialmente en la nueva Constitución. El resto de las instituciones normadas en la Constitución deberán pactarse desde cero, razón por lo que se ha hablado de la denominada hoja en blanco.

Finalmente, aprobada la propuesta de Constitución, se deberá convocar a un plebiscito de salida, en el que se preguntará si se aprueba o rechaza el trabajo realizado por la Convención Constitucional. En esta instancia, el voto será obligatorio, a diferencia de lo que ocurrió el pasado 25 de octubre.

Avanzar como país

El estallido social sin duda marcó un punto de inflexión en la historia de Chile. Mostró el punto más crítico de la crisis de confianza por la que atraviesa la sociedad chilena, imponiendo la necesidad de tomar medidas al respecto. De esta forma, el plebiscito se erige como un mecanismo que busca dotar de legitimidad y sentido a nuestras instituciones.

En este proceso constituyente Chile necesita alcanzar un compromiso y apoyo de todos los sectores de la sociedad. Con el fin de avanzar hacia un país más justo y colaborativo; en el que se reconstruyan las confianzas y se deje atrás el tan dañino confrontacionismo. Es momento de escoger el país que queremos.

Este artículo contó con la colaboración del abogado Felipe Martínez, coordinador de investigación del Programa de Negociación UC.

Actualízate con el curso sobre derecho para la empresa online de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor