Los 8 “desperdicios” que impiden que seamos eficientes

desperdicios, 8 desperdicios, lean, metodología Lean

La eliminación de los desperdicios es la esencia de la metodología Lean. Atención que el peor desperdicio es aquel que no vemos.

En nuestro artículo anterior  hablábamos de los “desperdicios” en los procesos y los definíamos como “toda aquella actividad, o conjunto de ellas, donde los recursos se malgastan o no se aprovechan debidamente” y su relación directa con la idea de creación de valor.

También mencionábamos que la eliminación de los desperdicios es la esencia de la metodología Lean, cuyas herramientas apuntan directamente a lograr este propósito.

Los 8 desperdicios

Ahora vamos a describir brevemente cada uno de los tipos de desperdicios de ocurrencia más habitual, para ayudar a su identificación.

1. Transporte

Se refiere a cualquier transporte innecesario de materias primas, de productos, de instrumentos y herramientas, dentro de la organización. Considere lo que significa el costo de combustible (especialmente ahora), mano de obra, uso de equipos, tiempos de ciclo, etc. cuando se realiza una acción como esta.

2. Exceso de stock o inventario

Se refiere al stock excesivo e injustificado de materiales, partes y piezas o al producto final que se acumula como producto del sistema de producción. Es muy común observarlo en las organizaciones pues así minimizan el impacto de ineficiencias o contratiempos en sus procesos que puedan impedir cumplir los compromisos con sus clientes.

Ello tiene un impacto negativo en las finanzas de la empresa, ya que se tienen elementos inmovilizados solo para cubrir eventualidades; incluso se transforman en pérdidas al sufrir daños de almacenaje, uso de recursos en recuentos y control, obsolescencia, pérdidas, robos, etc.

3. Sobreproducción

Es el resultado de fabricar más cantidades de las necesarias o requeridas. También se asocia al diseño o compra de equipos con mayor capacidad de la necesaria, sin un proyecto de largo plazo a la vista.

Muchas veces la sobreproducción está relacionada con el cumplimiento de metas de fabricación que no están sustentadas en un análisis real del mercado y también en la costumbre de exigir a los equipos su máximo rendimiento, con la creencia errada que alcanzar una máxima productividad de corto plazo de las instalaciones impactará positivamente en las ganancias.

4. Esperas

Este tipo de desperdicio se refiere a los tiempos perdidos producto de una secuencia de procesos o un proceso de trabajo ineficiente o mal diseñado. En estos casos se puede observar situaciones en las que hay actividades sobreexigidas mientras otras están a la espera, generando los llamados “tiempos muertos”.

También sucede cuando se producen detenciones no planificadas. Por ejemplo, para realizar mantenciones correctivas (debido a este tipo de desperdicio), las que normalmente toman un tiempo superior comparativamente a si el mismo trabajo se hubiera realizado de manera planificada y en forma preventiva.

5. Movimientos

Corresponde a todo movimiento innecesario de personas, materiales o equipos que no agregan valor al producto y/o servicio, afectando los tiempos de ciclo del proceso.

Un caso que grafica este desperdicio son los desplazamientos al interior de una empresa por parte de los trabajadores, quienes recorren largas distancias para cumplir con su rol, por ejemplo, entre su punto de trabajo y la bodega en búsqueda de materiales, herramientas o insumos.

6. Procesos

Este desperdicio está asociado a los problemas de diseño de los procesos y la existencia de actividades que no agregan valor al producto y/o servicio. Lo anterior afecta los costos y tiempos de ciclos y hace que las personas realicen tareas que son innecesarias y cuyo origen no es claro, pero que nadie cuestiona.

7. Defectos y reprocesos

Este tipo de desperdicios es uno de los más comunes y donde existe mayor conciencia de su impacto en el logro de los objetivos de una organización, por lo que significa la pérdida de productividad de los recursos involucrados.

La existencia de reprocesos implica realizar una tarea dos o más veces hasta lograr el cumplimiento de las especificaciones del producto y/o servicio.

8. Talento no utilizado

En la actualidad ha surgido con fuerza un octavo desperdicio. Nos referimos al desperdicio de no aprovechar el talento y la creatividad del personal, lo que ocasiona que se pierda tiempo, ideas, aptitudes, mejoras, etc. y se pierden oportunidades de aprender debido a la falta de motivación de los empleados.

Y para terminar nuestro tema de metodología Lean y desperdicios, les dejamos una recomendación del ingeniero japonés Tahichi Ohno, que es bueno tener presente: “Desafortunadamente el real desperdicio se esconde en formas que nosotros no vemos como desperdicio. Solo a través de una cuidadosa observación y orientación al logro, este desperdicio puede ser identificado. Siempre debemos tener en mente que el más grande de los desperdicios es el desperdicio que no vemos”.

 

Actualízate con el curso sobre Lean Seis Sigma para servicios (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor