¿Transformación digital o planificación estratégica?

transformacion digital, planificación estratégica, que es transformacion digita

No hay consenso en el significado de ambos términos, que se entrelazan. En todo caso, la transformación digital implica incorporar tecnología con un sentido estratégico. 

Casi todas las empresas, independiente de su tamaño, se encuentran ejecutando o estudiando realizar un proceso de transformación digital. Sin embargo, una de las mayores complejidades es la necesidad de construir en la empresa un entendimiento común y consensuado al respecto, y así evitar un posible fracaso.

¿Qué es la transformación digital?

En este artículo, la interpretación propuesta de transformación digital es “incorporar tecnologías en rediseño de procesos, con un sentido estratégico, centrándose en el cliente y proyectando sustentablemente a la empresa”.

La tecnología es una herramienta más para lograr los objetivos estratégicos de las empresas. Esto es muy relevante, ya que cuando se incorpora tecnología sin objetivo definido comienza el desgaste organizacional y financiero, y, sobre todo, la erosión de la experiencia de los clientes.

Para evitar esto, las empresas deben volver a la planificación estratégica. Su mayor valor no radica necesariamente en el plan en sí, sino que, en el proceso de planear, cuestionar, diseñar, discutir, consensuar y colaborar, entre las distintas partes de la organización, en forma colaborativa y horizontal.

Es ahí donde está el valor de generar objetivos estratégicos con sus iniciativas subyacentes para incorporar tecnología en las siguientes tres palancas:

  1. Transformar la experiencia del cliente
  2. Transformar los procesos operacionales
  3. Transformar el modelo de negocio

Para realizar este proceso, se requiere, en primer lugar, nuevos tipos de liderazgo que incentiven la exploración, la discusión, el desafiar el statu quo, que sepan trabajar en equipos colaborativos, etc. Teniendo ello como base, se tiene que mirar el entorno competitivo usando las distintas metodologías que hay para ello, e identificar las oportunidades y amenazas.

¡No olvides la cultura organizacional!

También es necesario tener una muy buena comprensión de la cultura actual de la organización, con sus fortalezas y debilidades. Estos análisis conducen a construir los objetivos e iniciativas estratégicas en las tres palancas descritas anteriormente, en donde la tecnología es la habilitante para ello y siempre teniendo al cliente en el centro.

La cultura de la organización juega un papel clave en esto, ya que son los colaboradores de la empresa los que tienen que usar la tecnología y, sobre todo, son los que están en contacto con el cliente. Son ellos los que igualmente generan las mejores ideas e iniciativas de transformación.

Es responsabilidad del líder guiar ese proceso para que emerjan en forma ágil y fluida estas ideas para ir canalizándolas, evaluarlas y potencialmente implementarlas.

Lo descrito es aplicable a todas las empresas. Estas pueden hacer pilotos en ciertas áreas para cuestionar el entorno y descubrir formas innovadoras, simples y eficientes de incorporar tecnología con un sentido estratégico; siempre colocando al cliente en el centro.

Todo lo mencionado algunos lo llaman transformación digital, y otros lo denominan planificación estratégica. Probablemente nunca habrá un consenso y será siempre una discusión de términos. Sin embargo, también se habla de estrategia disruptiva: una forma de transformar las organizaciones para proyectarlas en el tiempo.

 

Actualízate con el curso sobre estrategia disruptiva (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes [addtoany]

Artículos más recientes del autor