Reclamos en los contratos de construcción: ¡Evita que escalen!

Una de las habilidades relevantes de los ejecutivos es saber negociar para que los reclamos en los contratos de construcción no escalen. Lee aquí las causas base de los reclamos.

Los reclamos en los contratos de construcción son una instancia contractual que por regla general contempla una presentación fundada del contratista al propietario o su agente, por la cual solicita una ampliación de plazo y/o un incremento de costos.

Corresponde a una alternativa de solución de controversias, de carácter voluntaria y no vinculante (cumplimiento no obligatorio), a diferencia de las instancias vinculantes del arbitraje y solución judicial (tribunales).

Los reclamos forman parte integral de la administración del contrato, por la frecuencia con que se presentan, de tal modo que se debe aprender a manejarlos tal como se hace con los aspectos técnicos.

Por ello, una de las habilidades relevantes con que deben contar los ejecutivos y profesionales de las empresas es la capacidad para solucionar los reclamos en forma negociada, y resolverlos pronto para evitar su escalamiento.

Reclamos por diseño y documentos

¿Cuáles son los hechos que más frecuentemente originan reclamos?

  • Trabajos necesarios y no especificados (mal especificados) en los documentos del contrato.
    • Necesidad de cambiar los métodos constructivos
    • Modificación de los planos y/o especificaciones
    • Detención de los trabajos
    • Suministro tardío de equipos y elementos
    • Aceleración de los trabajos
    • Cambio en las condiciones previstas (terreno por ejemplo)
    • Sustentabilidad ambiental y social (permisos)

De la revisión de proyectos y antecedentes recogidos de congresos y seminarios al respecto, se concluye que las principales causas de los reclamos son: los diseños insuficientes o defectuosos (calidad del diseño) y los documentos contractuales incorrectos.

Los documentos contractuales deben:
• Ser coherentes con la calidad y grado de definición del proyecto(planos y especificaciones).
• Asignar correctamente los riesgos del contrato.
• Definir adecuadamente las responsabilidades de las partes en el desarrollo del alcance del trabajo.
• Permitir compensar debidamente a las partes por las modificaciones y circunstancias imprevistas que ocurran durante la ejecución del contrato.
• Considerar un límite para responsabilidad civil del contratista como un porcentaje del precio de los servicios y la corrección de las obras defectuosas.
• Hacer de la sustentabilidad y seguridad temas prioritarios.
• Definir un adecuado sistema de solución de controversias.

Orden de cambio

En forma especial, el contrato debe tener un procedimiento que permita al propietario o su agente disponer cualquier modificación en las obras dentro del propósito general del contrato, mediante instrucción escrita dirigida al contratista, calificada especialmente como Orden de cambio.

El contratista en un plazo predeterminado deberá declararlo de vuelta al propietario como un cambio, si así correspondiera, y posteriormente indicar el impacto en el programa de trabajo y el costo adicional, calculado de acuerdo a las cláusulas de ajuste del contrato. Lo anterior evita la generación de reclamos si las partes logran incorporar oportunamente el cambio en el programa y presupuesto.

La idea es trabajar en la prevención del reclamo y no en su atención con estrategias especiales que solo producen gastos y desconfianza entre las partes, dejando de lado lo principal que es el objeto del contrato.

 





Artículos más recientes del autor