Organizaciones: ¿Por qué usar modelos de gestión del cambio?

Modelo de gestion del cambio

Los modelos de gestión del cambio permiten avanzar de forma ordenada y considerar las condiciones propias de la organización y sus personas antes de embarcarse en cualquier transformación.

Si ponemos atención en el entorno, sin lugar a dudas, podemos concluir que estamos en épocas de cambio. Ejemplos hay muchos: a nivel mundial, tenemos el caso de la niña sueca Greta Thunberg, quien ha causado revuelo en su cruzada por los efectos del cambio climático. El Reino Unido está analizando un nuevo cambio de escenario respecto al Brexit.

A nivel local, hace pocos meses, trabajadores de Walmart iniciaron una huelga por los cambios laborales que está implicando la transformación digital y la automatización de tareas. En estos días nuestro Parlamento discute un cambio en la duración de la jornada laboral.

Pareciera ser entonces que es el momento de hablar del cambio organizacional. Sin embargo, este tema, por paradójico que suene, ha sido una constante desde… ¡siempre!

Las primeras ideas de cambio, de las que tenemos registro, pertenecen al filósofo griego Heráclito de Éfeso, ¡hace tan solo 500 años antes de Cristo! Es muy difícil achacar con total certeza una frase dicha hace tanto tiempo pero a Heráclito se le atribuyen algunas muy ilustradoras como que “todo fluye y nada permanece” o “no nos bañamos dos veces en el mismo río”. La esencia del pensamiento de Heráclito tiene que ver con el dinamismo, con la mutabilidad permanente, con saber vivir en la inestabilidad. ¿Cuánta vigencia, no?

¿Qué quiere decir todo esto? Que la tensión a la que están expuestas las organizaciones hoy por la transformación digital, no implica que durante toda la historia no hayan estado propensas a otros cambios.

Con distintos niveles de profundidad, pero permanentes. Revoluciones sociales, innovaciones tecnológicas, descubrimientos científicos, han existido siempre. Yendo más a lo concreto, variaciones dentro de la organización ocurren a cada momento: nuevas estrategias, nuevos sistemas, nuevas ubicaciones, reestructuraciones organizacionales, fusiones y adquisiciones, entre tantas otras.

Tipos de modelos

Como se puede evidenciar, lo primero que debe asumir una organización es que siempre va a enfrentar cambios. Algunos serán espontáneos, pero otros se pueden planificar. Y cuando un cambio se puede planificar, debe abordarse de manera ordenada. Esta idea, de toda lógica, ha sido recogida por investigadores de diversos campos que, a lo largo de la historia, han desarrollado variados modelos de cambio organizacional. ¿Por qué usar un modelo? Porque permite avanzar de forma ordenada y considerar las condiciones propias de la organización y sus personas antes de embarcarse en cualquier transformación.

La literatura reporta muchos modelos de gestión de cambio organizacional, que han surgido desde comienzos del siglo XX. Todos los modelos desarrollados tienen características en común:

• Entienden el cambio como un proceso, con distintas etapas que deben recorrerse en orden para aumentar las probabilidades de éxito.

• Dan cuenta de la importancia de analizar y caracterizar las condiciones iniciales de la organización y sus personas.

• Establecen como hito de éxito un cambio en la cultura, una nueva manera de hacer las cosas. El cambio debe ser sustentable.

Dos tendencias

Sí podríamos hacer una distinción importante. Es posible identificar dos tendencias en cuanto al foco de los modelos: (1) unos que ponen el acento en las condiciones organizacionales para enfrentar el cambio y (2) otros cuyo énfasis está en el mundo interior de las personas y cómo estas afrontan sus propios procesos ante el cambio.

Esta distinción es interesante, pero nos debe quedar claro que ambos enfoques son necesarios y complementarios. Los cambios pasan por las personas. Si ellas no están motivadas y comprometidas los resultados no van a llegar.

¿Estamos entonces en tiempos de cambio? Sí. Pero la recomendación es internalizar en las organizaciones las ideas de Heráclito. Los cambios van a estar sucediendo siempre.

Tenemos que estar atentos y prepararnos. Y para hacerlo no es necesario inventar la rueda. Hay que revisar los modelos que largamente se han desarrollado y estudiado e invertir recursos en planificar aquellas transformaciones importantes.

Lee aquí  sobre el curso online “Modelos de Gestión del Cambio” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor