La gestión del cambio en un entorno volátil

gestion del cambio, modelo De Caluwe & Vermaak, cambio

Nuestras creencias respecto de vivir en un entorno cambiante se materializaron con la crisis del covid-19. El modelo de gestión del cambio de De Caluwé & Vermaak permite abordar escenarios volátiles.

Desde hace algunos años se viene hablando de que estamos en un entorno VUCA, acrónimo en inglés que significa volátil, incierto, complejo y ambiguo. Sin embargo, nuestras creencias respecto de vivir en un entorno cambiante se materializaron con la crisis sanitaria del covid-19.

La disciplina de la gestión del cambio nos ha entregado interesantes modelos para planificar cambios: el modelo ADKAR (por las siglas en inglés de awareness, desire, knowledge, ability y reinforcement), el modelo de descongelamiento de Lewin o el modelo de ocho pasos de Kotter.

En general, funcionan muy bien para preparar un cambio. Pero ¿cómo podemos prepararnos para los cambios emergentes?

Cambio: ¿De qué color es tu organización?

Una teoría que puede apuntar a esto es la que formulan los autores De Caluwé & Vermaak (2015), quienes analizan los paradigmas que puede tener una organización respecto del cambio, sus creencias y convicciones.

Un análisis ilustrado en un modelo de cinco colores que se resume a continuación.

Organizaciones azules

La aproximación al cambio es totalmente racional. Las decisiones se toman con base en investigación empírica, con sustentos teóricos. Se hace necesaria una planificación muy ordenada, por ejemplo, como usualmente se organiza la gestión de proyectos con oficinas dedicadas al cambio.

Organizaciones amarillas

Lo relevante es el análisis sociopolítico. Este tipo de pensamiento está afianzado en que el cambio será exitoso, solo si las personas sienten que sus propios intereses están en juego. El cambio se entiende como una negociación, y la estrategia más adecuada es formar coaliciones.

Organizaciones rojas

El cambio es un proceso de motivación. El foco está en las personas, en los equipos de trabajo. Solamente se va a producir el cambio si las personas cambian sus comportamientos.

Las palancas claves son los sistemas de incentivos y la elaboración de una visión poderosa que inspire a los colaboradores.

Organizaciones verdes

El paradigma es el aprendizaje y el desarrollo organizacional.

La idea central es que el aprendizaje y el cambio están intrínsecamente relacionados. El proceso de cambio se focaliza en que las personas entiendan y aprendan nuevas herramientas, por lo que se hace necesario acompañarlos y descubrir sus límites.

Organizaciones blancas

En este caso, el cambio está adaptado como algo permanente. Un proceso continuo en el que, si el cambio no se puede controlar, debe catalizarse.

Los agentes de cambio están constantemente leyendo la organización y su entorno, buscando tendencias, apoyando a quienes detectan oportunidades y eliminando los obstáculos.

Gestión del cambio: apuntar al blanco

Entendiendo que en una misma organización coexiste más de un paradigma, parece tener sentido que avancemos cada vez más hacia el blanco.

Para que sea exitoso, esto debe ir acompañado de estructuras más flexibles. Y aquí el liderazgo también es clave. ¡Naveguemos en la incertidumbre, pero no perdamos la vista en el blanco!

Actualízate con el curso sobre gestión del cambio (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor