La minería y el respeto al medio ambiente

minería y medio ambiente, minería chilena, minería

Nuestro pasado nos condena, pero en la actualidad la industria muestra sustantivos avances. Lee sobre minería y medio ambiente. 

Siguiendo con nuestras reflexiones a propósito de la visita de las altas autoridades de Uzbekistán, interesadas en conocer la experiencia chilena en minería, las preguntas planteadas merecen un análisis que contemple una (auto) crítica sobre el comportamiento del sector minero, del cual también formamos parte los académicos dedicados a la minería y su entorno.

Partamos recordando dichas preguntas:

  • ¿Por qué otros países admiran el desarrollo minero chileno mientras nosotros lo ignoramos?
  • ¿Está el país consciente de lo que le debe a la minería y de lo que esta puede aportar en el futuro?
  • ¿Qué hemos hecho mal para provocar rechazo a la actividad minera?

Minería y medio ambiente: opiniones en contra

Una de las razones que contribuyen a esta mala percepción ciudadana respecto de la minería, dice relación con su efecto sobre el medio ambiente y la biodiversidad. Al compartir mi columna anterior (sobre la visita de las autoridades de Uzbekistán) con una joven profesional ajena a la minería, recibí de vuelta un comentario (vía WhatsApp) que arroja luces acerca de lo que piensan los chilenos en estas materias.

Transcribo textualmente: “Creo que parte del rechazo de la población tiene que ver con la necesidad de proteger el medio ambiente, que es un tema cada vez más importante para mi generación y las que vienen…. otro punto, no menor, que genera rechazo es todo lo que se ve en Ventanas por ejemplo, con múltiples efectos sobre la salud de las personas y lo que comúnmente se llama ‘zona de sacrificio…’”.

Estas reflexiones no son muy distintas a las que se hacen muchos jóvenes. Recuerdo lo que me escribía un colega que estaba siguiendo un Magíster en Derecho Ambiental en la Universidad del Desarrollo: “Somos 40 alumn@s. 80% está en contra de la minería. Me puse a defenderla y me dieron capotera. La minería tiene pésima reputación en todos los niveles socioculturales. Háganse cargo o les saldrá muy caro a los mineros y consecuentemente al país”.

Estas miradas, junto a motivaciones más ideológicas, de seguro están detrás del modo en que la minería está siendo (mal)tratada por la Convención Constituyente y el Parlamento. Unos debilitando la certeza jurídica de sus derechos. Y los otros, por la vía de un royalty expropiatorio.

Minería y medio ambiente: ¿qué podemos hacer?

En primer lugar reconocer que nuestro pasado nos condena. Entre los cientos de relaves dispersos por el país minero, pasando por los efectos sobre cursos de agua y humedales, hasta la contaminación por polvo y gases sobre vastas zonas, los efectos nocivos de la actividad minera son un recuerdo difícil de borrar.

Nadie toma en cuenta que este comportamiento responde a otra época. Entonces, las distintas regiones del país se “peleaban” por tener una fundición y que cuando ello no ocurría, había duelo en la comunidad. Así pasó en mi ciudad, San Antonio, ya que, a pesar de estar más cerca de El Teniente “perdió la batalla” frente al mayor poder político de Valparaíso (hoy la Vª Región) y esas instalaciones se construyeron en Ventanas.

Y tampoco se incluye en el análisis que la minería era el “sueldo” de Chile, la “viga maestra”, y que, gracias a su aporte en divisas, el país avanzó.

La minería y el medio ambiente: la minería verde

Lo más lamentable es que una gran proporción de la ciudadanía no está consciente del cambio sideral que han efectuado las compañías mineras para ponerse a la cabeza de la lucha contra el cambio climático y llegar a transformarse paladines de una minería verde.

Desde la aparición de la legislación ambiental de principios de los años noventa, la actividad minera se puso al día con sus pasivos ambientales; ya sea instalando —en las fundiciones— plantas para neutralizar gases, impulsando el uso de agua de mar en sus procesos e incentivando la aparición de energías renovables no convencionales —solar y eólica— para así disminuir su huella de carbono.

Reconociendo esta falla, aunque tarde, por fin las compañías mineras han estado mostrando su compromiso medio ambiental en los medios de comunicación. También el hidrógeno verde, otra oportunidad país, donde el mercado que representar la minería es crítico, le está permitiendo estar en el primer plano de las noticias.

Este nuevo relato se enfrenta a:

  • Desconfianzas atávicas ancladas en el pasado.
  • Al nuevo fenómeno de la posverdad, que más que difundir falsedades enturbia las aguas y así no se distingue la verdad de la mentira.
  • La prédica constante de grupos ideologizados que promueven las tesis de la ecología profunda, contraria al crecimiento y el desarrollo.

Al ver la impresión causada a nuestros visitantes uzbekos por la tecnología, las prácticas de trabajo y la ingeniería aplicada en el ámbito minero, no pude dejar de sentir orgullo por el camino recorrido en estos años. Difundir lo que es y puede seguir aportando la minería chilena al desarrollo del país, es una tarea que no puede parar.

 

Actualízate con el curso sobre innovación y emprendimiento en la minería (online) de Clase Ejecutiva UC. 





Marcos Lima

¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor