Genchi – Genbutsu: ¡La calidad nace observando en terreno!

Genchi – Genbutsu

Dentro de las metodologías que forman parte del sistema de producción de Toyota se encuentra el “Genchi Genbutsu”, que en nuestro idioma se podría traducir como “Ve y observa”. Es decir, vaya a verlo usted mismo para comprender a fondo la situación.

Mediante esta práctica se estimula la solución de problemas y mejora de los procesos yendo a la fuente, observando personalmente y verificando en terreno los datos con que se cuenta; independiente de lo que le digan otras personas o el programa computacional que esté consultando.

Esto no solo debiera incluir al personal operativo, sino también a los miembros de la alta dirección para así sustentar sus decisiones en función de las imágenes reales de la situación que se encuentra bajo estudio. A veces los mejores análisis adolecen de la suficiente interpretación de las condiciones del entorno lo que solo se puede detectar al momento de corroborar en el lugar físico, las hipótesis o condiciones provenientes de la teoría.

Aprender a observar

No obstante, no basta con ir a terreno a ver lo que sucede. Es necesario desarrollar la capacidad de observar, que no es lo mismo que mirar o ver. En estricto rigor, la acción de mirar implica dirigir la vista hacia un objeto. Por otro lado, ver implica percibir o conocer dicho objeto mediante el uso de la vista. Pero cuando observamos, la acción asociada tiene mayor profundidad que las anteriores.

Observar implica examinar atenta y cuidadosamente aquello que tenemos bajo nuestra atención, logrando asociarlo con nuestros conocimientos y experiencias, de tal modo de formarnos un juicio que sirva de antecedente para una decisión y/o una acción sobre lo observado.

En particular, cuando queremos mejorar un proceso, muchas veces solo miramos y vemos, pero no necesariamente logramos descubrir aquellos aspectos que implican algún tipo de desperdicio que afecta su calidad. Aquí perfectamente podemos aplicar aquella cita de El Principito que dice “Lo esencial es invisible a nuestro ojos”.

El observar es una habilidad que necesita ser desarrollada y para eso la práctica es fundamental. Por ejemplo, cuando estamos frente a una línea de producción o en una oficina de servicios ¿cuál es nuestro objetivo? ¿a qué debemos prestar atención? Estas son preguntas clave que orientan nuestra búsqueda y luego está nuestra capacidad de enfocarnos en la tarea y poner en juego lo que sabemos, y nuestra capacidad de percibir, libre de prejuicios o ideas preconcebidas que limitan la acción de observar y que pueden ocultar aquello que justamente estamos buscando.

Si recordamos el caos que se produjo al entrar en operación el Transantiago en Santiago de Chile, que modificó de manera sustancial los recorridos del transporte público y que también significó problemas en la operación de los nuevos buses orugas por algunas calles de la ciudad, las primeras explicaciones estuvieron centradas en errores de planificación y el uso de información incompleta o inexacta. Pero quizás muchos de esos problemas se podrían haber prevenido, si dentro de las actividades del proyecto hubiera habido una buena dosis de Genchi-Genbutsu, porque en el terreno nace la calidad.

Lee aquí sobre el curso online “Gestión de la Calidad” de Clase Ejecutiva UC.

 





Artículos más recientes del autor