Discapacidad: ¿Cómo crear buenas experiencias de accesibilidad digital?

discapacidad

Si bien la tecnología puede ser una barrera, también puede ser habilitadora para quienes tienen algún tipo de discapacidad.

Decir que el 2020 y 2021 aumentó la participación de la venta online y aceleró muchas transformaciones en distintas industrias es algo obvio a estas alturas.

¿Qué deberíamos esperar de los próximos meses en términos de experiencia de usuario digital? Es difícil saberlo, pero hay algunos ámbitos que parecen poco explorados en países como Chile y en ellos es posible encontrar oportunidades. Uno de ellos es la accesibilidad.

Discapacidad y accesibilidad

Los números son impresionantes. Ya desde el antiguo II Estudio Nacional de la Discapacidad en Chile del 2015 sabemos que más del 15% de las personas tiene alguna discapacidad, es decir alrededor de tres millones de personas.

La película chilena “El agente topo”, recientemente estrenada y seleccionada para los Oscar, narra la historia de un hombre contratado para espiar en un hogar de ancianos. En las primeras escenas muestra cómo el uso de la tecnología descarta a muchos postulantes y en escenas posteriores se puede ver la dificultad que tiene el protagonista para utilizar varias de las aplicaciones que para muchos son habituales.

Entonces, la pregunta es ¿qué herramientas y experiencias de clientes para personas con discapacidad tenemos hoy?

Probablemente todos han visto a personas haciendo esfuerzos por leer una etiqueta, probando distintas distancias, con y sin anteojos, hoy muchos pueden evitar esa dificultad simplemente sacando una foto de la etiqueta con el teléfono y ampliándola en la pantalla.

Una solución distinta es proveer un código QR en la etiqueta que permita acceder a la información. Otros han probado utilizar realidad aumentada.

Accesibilidad digital: algunos ejemplos

La forma en que se diseñe la experiencia del cliente dependerá de muchos factores, pero es importante mostrar que sí existe la oportunidad y pocas empresas chilenas están aprovechándola.

La aplicación Lazarillo es uno de los ejemplos extremos. Está enfocada específicamente en usuarios con discapacidad visual severa, facilitando su desplazamiento por la ciudad.

La tecnología puede ser una barrera, pero al mismo tiempo un habilitador. Las empresas que aprovechen estas características podrán acceder a clientes que otros están descartando.

Incluso si es que no tienen un foco particular en este grupo de posibles clientes, una revisión básica con herramientas como Wave puede ayudar a que un sitio esté mejor preparado para recibir a cualquier usuario.

Les deja algunas preguntas: ¿Qué otras herramientas conocen para ayudar a mejorar la usabilidad de un sitio o una app? ¿Qué otros grupos de usuarios están quedando abandonados por la mayoría de los servicios?

Actualízate con el curso sobre experiencia del usuario digital de Clase Ejecutiva UC.

 

 





Artículos más recientes del autor