Caso GameStop: Revolución en la Tribu del Dinero

GameStop stakeholders

Veamos desde la perspectiva de la comunicación estratégica el caso GameStop o cómo los pequeños inversionistas remecieron el mercado financiero. 

En nuestro libro La empresa es el mensaje llamamos “tribus” a aquellos grupos de stakeholders que tienden a ser constantes en todo tipo de organización.

Describimos cómo las empresas han ido desarrollando prácticas y sistemas para gestionar estas relaciones de forma estratégica.

Así, la “tribu del dinero” hace alusión a los mercados financieros con los que toda entidad debe relacionarse de una forma u otra.

Hasta ahora, esta “tribu”, altamente regulada, ha mostrado una cierta estabilidad, tanto en los actores que la componen como también en sus dinámicas.

Eso hasta que en enero de 2021, en el mercado accionario de los Estados Unidos, un hecho alteró con fuerza todo este ecosistema sometiéndolo sorpresivamente a una gran tensión.

GameStop: ¿Qué ocurrió? ¿Cuáles fueron los síntomas?

El 27 de enero de este año, las acciones de GameStop, una empresa de tiendas de videojuego y consolas con amplia presencia en el mercado norteamericano, experimentaron un alza súbita que llegó a un 434,55% de su valor inicial.

La Bolsa de Nueva York ordenó que no se siguieran transando sus títulos, como suele hacer ante fluctuaciones bruscas en el precio de una acción de forma frecuente en una determinada jornada.

Parecía que este frenesí se podía deber a ganancias extraordinarias u otras noticias relevantes a ojos de los inversionistas.

Sin embargo, no era así. GameStop había tenido dos años muy difíciles. En 2018 debió cerrar 321 tiendas y 461 en 2020, sus ingresos cayeron en un 30%, registrando pérdidas por US$ 296 millones. ¿Por qué este comportamiento aparentemente irracional?

Emerge un nuevo stakeholder: pequeños inversionistas amenazan a los grandes

Todo comenzó en Reddit, una aplicación que consiste en el desarrollo de foros y subforos online sobre temas diversos.

Uno de estos foros llamado WallStreet Bets (Apuestas de Wall Street) era liderado por un inversionista pequeño, Keith Gill, que había comprado gradualmente acciones de GameStop por un total de 50 mil dólares.

Al detectar que el pronóstico indicaba que la acción bajaría de precio comenzó a promover la compra entre miembros del foro y de otros foros de este tipo en la misma aplicación.

Shortselling

¿Acaso no es absurdo comprar algo que está perdiendo valor, e instar a otros que lo hagan? Es que, al parecer, muchos pequeños inversionistas se motivaron por otra cosa: combatir a los poderosos fondos de inversiones libres (hedge funds) que especulan con acciones a la baja utilizando la modalidad de shortselling (venta en corto).

¿Qué es shortselling? Básicamente, consiste en ganar dinero apostando a que el precio de ciertas acciones va a caer en el futuro. ¿Cómo? Un “vendedor en corto” pide prestadas a un intermediario o bróker acciones que se supone perderán valor y las vende en el mercado financiero antes de que caiga el precio.

Cuando el precio efectivamente ha caído (lo que puede ocurrir en unas pocas horas), ese mismo agente recompra esas acciones baratas y se las devuelve al bróker inicial. El “vendedor en corto” gana por la diferencia de precio, y el bróker recibe el valor del arriendo (en realidad, un interés).

Los poderosos fondos de inversión suelen hacer “ventas en corto” con frecuencia, y supusieron que GameStop sería pan comido. Pero la reacción de Gill y los pequeños inversionistas les arruinó el negocio: lejos de bajar, el valor de la aproblemada tienda de videojuegos se cuadruplicó. Así, un frágil David le infringió cuantiosas pérdidas a un todopoderoso Goliat de la “tribu del dinero”.

Aparece otro actor clave Robinhood

Aquí interviene otro actor clave en este episodio, Robinhood, una aplicación que ofrece “democratizar las inversiones” a pequeños inversionistas, sin cobro de comisiones y por montos bajos.

Robinhood GameStop stakeholdersEn un momento de la jornada, Robinhood decidió detener las transacciones de acciones de GameStop, supuestamente para proteger a sus clientes de eventuales pérdidas. Esto causó la ira de los usuarios de la aplicación.

La razón de este malestar radicó en que sus ingresos provienen de comisiones que pagan grandes brókers con quienes realizan las operaciones.

Además, uno de ellos, Citadel, había concurrido en su ayuda ese día, aportando mil millones de dólares para aumentar sus fondos de cobertura ante el importante crecimiento de los montos que estaba transando.

No se sabía, por lo tanto, si Robinhood actuaba en beneficio de sus clientes o para proteger su relación con grandes operadores.

GameStop y las consecuencias desde la comunicación estratégica

Este incidente tiene varias consecuencias interesantes desde la perspectiva de la comunicación estratégica.

1. Emergen nuevos stakeholders

La aparición en la “tribu del dinero” de nuevos stakeholders con motivaciones más allá de la búsqueda de ganancias que, impulsados por las nuevas tecnologías, han irrumpido alterando los mercados financieros.

2. Dudas sobre eventuales conflictos de interés y afán especulativo

Surgen muchas dudas acerca de eventuales conflictos de interés y el afán puramente especulativo de este tipo de operaciones. Se les considera más cerca de los juegos de azar (gambling) que de la gestión de inversiones financieras.

3. ¿Posible manipulación de mercado?

Los grandes fondos están demandando una investigación de posible manipulación del mercado.

4. Debate sobre regulación para plataformas y pequeños inversionistas

Se ha abierto un debate acerca de la necesidad de establecer una regulación para las plataformas y los pequeños inversionistas. La tensión está entre poner limitaciones al libre mercado o velar que este sea parejo para todos los actores

5. Investigación de las autoridades regulatorias

Las autoridades regulatorias están investigando el caso. Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EE.UU., se ha reunido con reguladores financieros para analizar la situación y las eventuales medidas a adoptar.

¿Tenemos alguna disrupción de este tipo en el mercado chileno?

Lo ocurrido con GameStop hace recordar a la empresa Felices y Forrados que ha anunciado su cierre recientemente, tras una investigación de la Comisión para el Mercado Financiero, y que se beneficiaba prestando servicios a los afiliados de las AFP en la gestión de sus fondos previsionales.

Al inducir comportamientos a estos usuarios que pagaban una comisión por sus servicios, impactaron los mercados. Y, en muchas ocasiones, tensionaron la gestión de las AFP, al provocar cambios masivos de multifondo entre sus clientes.

En ocasiones, quienes contrataron sus servicios tuvieron importantes pérdidas al seguir sus consejos. Los eventuales conflictos de interés y poca transparencia de su actuación fueron también motivo de debate. Finalmente, todo terminó con el cese de su funcionamiento.

GameStop, stakeholders: ¿Qué podemos aprender?

En síntesis, la acción de los grupos de interés es altamente volátil y cualquier organización está expuesta a sentir los efectos de su presión.

Incluso un sector que cuenta con una rigurosa regulación, como los mercados financieros, con actores certificados, así como prácticas ampliamente conocidas y sujetas a múltiples controles, puede ser sometido súbitamente a una gran tensión. Hemos visto la irrupción de actores que hasta ese momento eran desconocidos y que interconectados son capaces de exhibir un poder inusitado.

También es posible comprobar la importancia de las nuevas tecnologías en facilitar estos procesos, así como la presencia de nuevos conflictos de interés y comportamientos que la regulación no ha sido capaz de identificar, sino hasta que se manifiestan con toda su fuerza.

 

Actualízate con el curso sobre comunicación corporativa(online) de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor