Teletrabajo: 65% de los trabajadores ha aumentado su carga laboral

teletrabajo, teletrabajo Chile

La pandemia ha provocado grandes cambios en la vida social. Uno de ellos, el teletrabajo, con resultados positivos y negativos.

La inesperada pandemia ha provocado grandes cambios en todas las esferas de la vida social. Uno muy importante y visible es lo que la socióloga italiana Elena Esposito recientemente ha definido como una sobreintegración de las actividades sociales.

Con este concepto, ella alude a que las disposiciones del sistema de salud han invadido todo el resto de las áreas de la sociedad, imponiendo condiciones que antes de la pandemia hubieran sido impensables e intolerables.

Dadas las difíciles condiciones impuestas por el modo de contagio, el sistema de salud decide cuarentenas y distancias sociales necesarias para controlar la explosión de la infección.

Evidentemente, estas medidas sanitarias afectan el funcionamiento de la economía, la educación, la política y todas las actividades propias del resto de los sistemas funcionales.

No se sale de las casas, no se asiste al trabajo, a clases, a espectáculos deportivos, a congresos científicos internacionales, etc. Se restringe y controla el ingreso a los Malls, grandes tiendas, iglesias, gimnasios, etc.

Aunque el sistema de educación necesita que haya clases, la economía requiere que se trabaje y que se vendan los bienes y servicios que produce, los políticos quisieran hacer grandes concentraciones para presentar sus programas, etc., el sistema de salud decreta cuarentenas que impiden todo lo anterior.

Nada de lo anterior sucede con total acuerdo y armonía. Las restricciones tienen costos y las decisiones políticas se discuten. Los ministros de salud son cuestionados y sus medidas criticadas. La integración no significa consenso, sino coordinación y esta solo puede ocurrir si los sistemas implicados aceptan las razones de la salud.

Teletrabajo en Chile

Pero las organizaciones no pueden dejar de trabajar, aunque sus integrantes estén obligados a permanecer en sus hogares. Debido a eso, se implementó el teletrabajo en prácticamente todo el mundo. En Chile, esta forma de trabajo a distancia se puso a prueba en distintas organizaciones, productivas, de servicios y de educación.

El programa de Magíster en Comunicación Estratégica de la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica ha dado a luz un informe sobre un estudio llevado a cabo luego de un año de la implementación del teletrabajo en nuestro país. Dada la relevancia de este excelente informe, nos referiremos a algunos de sus más importantes hallazgos.

Más de un 65% de los entrevistados manifiesta que el teletrabajo ha aumentado la cantidad de horas dedicadas a actividades laborales y más del 40% dice que sus ingresos han disminuido. La comunicación con compañeros y jefes ha empeorado, pero ha mejorado el acceso a información para realizar el trabajo y también la comunicación con los clientes.

Teletrabajo: Algunas organizaciones apoyan, otras solo controlan

Un 73% no había teletrabajado antes de la pandemia y un 85% ha comprobado que puede realizar sus labores a distancia.

Las opiniones son encontradas respecto al apoyo recibido por parte de las organizaciones. Ha habido organizaciones que se han preocupado tanto de las condiciones físicas como psicológicas de sus trabajadores ofreciéndoles sillas, computadores y apoyo psicológico.

También hay casos de organizaciones que, sin mayor interés por las dificultades que sus trabajadores enfrentan,  procuran establecer mecanismos de control del trabajo efectivo; llaman a sus empleados a horas no laborales;  disminuyeron los costos del trabajo presencial, pero algunos se trasladaron al presupuesto familiar sin compensación alguna.

Teletrabajo y vida familiar

La vida familiar se ha visto afectada tanto positiva como negativamente. El mayor tiempo en casa ha permitido aumentar los espacios con los hijos, pero también ha hecho más difícil separar trabajo y familia.

Finalmente, la mayoría piensa que el teletrabajo va a continuar una vez pasada la pandemia. Estiman probable que algunos trabajadores introduzcan cambios importantes en su vida, como cambiar de casa y estilo de vida, alejándose del lugar físico de trabajo.

Se considera indispensable perfeccionar la normativa legal que regula el teletrabajo. Eso, porque hay costos y beneficios tanto para la organización como para los trabajadores y no se debería dejar que el ajuste lo resuelvan los propios involucrados.

 

Actualízate con el curso sobre desarrollo organizacional (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor