Precio del cobre y pandemia

Las estimaciones del precio del cobre para 2020 a fines de mayo, iban desde 225 a 265 c/lb, mientras que las de 2021 están entre 235 y 290 c/lb.

La existencia de un nuevo coronavirus en China, el que posteriormente sería sindicado como el causante de la enfermedad Covid-19, se conoció a nivel mundial el 15 de diciembre de 2019, el mismo día en que se firmaba el acuerdo entre Estados Unidos y China que zanjaba parcialmente la guerra comercial entre estos dos países.

Las solas expectativas de que este acuerdo sería finalmente firmado ya habían empujado al precio del cobre a subir 15 c/lb desde el 4 de diciembre (Ver figura), llegando a cerca de 280 c/lb el 15 de diciembre.

Precio del cobre nominal e inventarios de bolsas

precio del cobre, pandemia, expectativas, gestión de la minería, pandemia, bolsa de metales
Fuente: LME, Cochilco, Base de datos Programa de Economía de Minerales, UC.

Pero el alza se frenó con la noticia de este nuevo virus, y el precio se mantuvo en torno a este último valor hasta el 17 de enero de 2020, en que comenzaron a realizarse controles de síntomas de Covid-19 en algunos aeropuertos en Estados Unidos.

A partir del 18 de enero comenzaron a bajar las principales bolsas de Estados Unidos y, con ello, el precio del cobre. El 21 de enero se dio a conocer el primer contagio en Estados Unidos, y el precio del metal siguió descendiendo, con una breve interrupción en febrero, hasta el 23 de marzo, en que llegó a su mínimo de 209 c/lb perdiendo poco más de un cuarto de su valor en este breve período.

Este día la FED (Banco Central de Estados Unidos) inyectó vastas sumas de dinero al sistema financiero, comprando bonos de deuda, y asegurando que las empresas estadounidenses, que seguían funcionando pero que estaban quedando sin efectivo, pudieran seguir endeudándose con los bancos y no quebraran.

Además, la FED prometió inyectar lo que fuese necesario a la economía para prevenir el colapso, al estilo de lo que pasó en la crisis financiera de 2008.

Los principales índices accionarios del mundo, incluido Chile, que habían perdido un tercio de su valor hasta el 23 de marzo, comenzaron a recuperarse, y lo mismo ocurrió con el precio del cobre en las mismas fechas, llegando a 240 c/lb a fines de mayo.

Las fuerzas motrices del precio del cobre

En el aumento del precio del cobre jugó un rol clave la reducción de la chatarra que se refina normalmente, la que disminuye fuertemente cuando el precio del metal baja, ya que deja de ser negocio para las empresas “chatarreras”.

Es relevante considerar que hay dos diferencias fundamentales en el comportamiento del precio del cobre prepandemia y desde que esta se inició.

La primera es que en prepandemia el precio dependía, como siempre, de la oferta y de la demanda; en cambio, desde que comenzó la pandemia se agregó un factor adicional en la oferta de cobre, y que fue el peligro del cierre de las faenas mineras debido al contagio de los trabajadores.

La segunda diferencia es que en prepandemia el precio venía obedeciendo a las expectativas de los inversionistas, y no a la oferta y demanda de cobre físico. De hecho, la principal fuerza que movía al mercado, tanto al alza como a la baja, eran los anuncios por Twitter del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Cuando este indicaba que las conversaciones con China iban bien, el precio subía (12 febrero 2019), y cuando decía que iban mal, el precio bajaba (30 abril 2019) (Ver figura).

En cambio, desde enero, el precio y los inventarios de las tres bolsas de metales (Nueva York, Londres y Shanghái) se comportaron en forma opuesta, como es de esperar a partir de los fundamentos del mercado.

Los inventarios de cobre en bolsa se mantuvieron en una franja entre 400 y 500 mil toneladas en 2019 hasta principios de noviembre, pero de ahí bajaron a 300 mil toneladas el 17 de enero 2020, al mismo tiempo que el precio del cobre alcanzaba su máximo de 285 c/lb.

Apenas se supo del nuevo virus, sin embargo, se terminaron las compras y comenzaron a aumentar los inventarios, hasta llegar a su máximo de 630 mil toneladas el 20 de marzo, tres días antes de que la FED anunciara las medidas que representaron un salvavidas temporal para la economía mundial.

Proyecciones en la producción minera de Chile y el mundo

En este contexto, principalmente debido al tema del Covid-19, la producción minera de cobre en el mundo comenzó a detenerse o a reducirse en algunas minas importantes en marzo de 2020.

Entre las grandes minas involucradas estuvieron Las Bambas, Cerro Verde, Antamina, Constancia y otras en Perú; Chino en Estados Unidos; Voisey Bay en Canadá, y Grasberg en Indonesia. Ninguna en Chile hasta fines de mayo. La detención temporal en estas minas, la que llegó a representar hasta el 5% de la oferta de mina mundial, afectó el precio, pero en forma mesurada. La mayor parte de estas minas reanudó operaciones. Las proyecciones más optimistas indican que la producción mundial de cobre refinado de mina en 2020 sería similar a la de 2019 (20,3 millones de ton).

Es efectivo que un número de minas chilenas reducirán su producción este año, pero todas estas son causadas por razones corrientes, menor precio, reducción de leyes de cobre, falta de agua, entre otros aspectos. En suma, entre reducciones y aumentos, Chile produciría en 2020 unas 50 mil toneladas menos que en 2019. Tanto la producción chilena como la mundial de 2020 dependen del precio en lo que resta del año y también de cierres por el Covid-19.

Lo que ocurrió con el precio del cobre hasta mayo de 2020, dice poco de lo que pasará en el resto del año respecto de la demanda de cobre. Las estimaciones van desde -3% hacia arriba, con gran incertidumbre. La caída de la demanda de petróleo, la que alcanzó entre 20% y 30% en abril y mayo, es un indicador que las cifras de menor demanda para el cobre pueden ser optimistas.

De todas maneras, la demanda de cobre en 2021 y 2022 estará afectada por el reinicio de la actividad económica en 2020. Las estimaciones de precio para 2020 por parte de bancos de inversión y empresas especializadas internacionales a fines de mayo, iban desde 225 a 265 c/lb, mientras que las de 2021 están entre 235 y 290 c/lb.

En suma, debiéramos estar agradecidos del enorme esfuerzo realizado por los trabajadores, profesionales y ejecutivos mineros chilenos para mantener la producción de cobre del país, la que es clave para su economía. Mi agradecimiento y respeto para ellos.

Este artículo se publicó este mes de junio de 2020 en la página de Clase Ejecutiva UC, de El Mercurio de Santiago. Puedes descargar el PDF aquí, luego de completar unos datos. 

Lee sobre el curso online “Gestión del Negocio Minero” de Clase Ejecutiva UC.





Gustavo Lagos
Artículos más recientes del autor