¿Cómo aplicar el modelo de liderazgo total? ¡Usa coaching!

modelo de liderazgo total, coaching, liderazgo

El coaching juega un papel muy importante en la aplicación del modelo de liderazgo total.

En un artículo anterior planteamos que el modelo de liderazgo total que propone Stewart Friedman no es una abstracción, sino un método estructurado para producir resultados medibles. Es un método que cuenta con tres pilares: ser auténtico, actuar en forma integral y crear innovación.

Hoy veremos cuál es el papel del coaching para aplicar este modelo de liderazgo.

El coaching ayuda a otros a mejorar su desempeño, tanto en el presente como en el desarrollo de capacidades para actuar en el futuro.

Los beneficios de trabajar con un coach se pueden ver en diversas instancias. Por ejemplo:

  • apoyo personal
  • aumento de la confianza para probar nuevos enfoques
  • estímulo para tomar riesgos en los experimentos
  • sugerencias específicas para realizar acciones en pos de resultados
  • mayor responsabilidad para sostener los cambios
  • mayor habilidad para hacer coaching en el futuro

Coaching y resistencia al cambio

Debido a que el proceso de cambio siempre es difícil y puede provocar ansiedad, las personas se resisten a ello. Las fuerzas en contra pueden ser muy fuertes, incluso de parte de los más cercanos, los que se han acostumbrado a interactuar con la persona de una determinada manera.

El coaching, en este sentido, puede ayudar a vencer las resistencias. Es algo que se disfruta porque se trata de un aprendizaje, mucho más aún cuando es uno quien lo está entregando. Esto no quiere decir que uno sea necesariamente un coach profesional, basta tener la motivación para guiar a otros y querer ser un líder de excelencia.

Los coaches, en este modelo, se encargan de dar información —tanto verbal como escrita—, la que puede incluir preguntas, comentarios y sugerencias acerca de los distintos pasos planteados en el enfoque.

En este proceso es fundamental saber dar retroalimentación constructiva y estimular a tomar riesgos con criterio. Cuando uno guía y apoya a otra persona en el coaching, se aprende mucho del propio estilo de liderazgo, del trabajo y de la propia vida, más allá de lo laboral.

Coaching directivo y no directivo

El coaching puede ser directivo o no directivo. El primero, consiste en escuchar al otro y luego ofrecer consejos a partir de sus propias experiencias o conocimientos.

El no directivo requiere de escuchar los problemas de la persona guiada, pero, en lugar de dar consejos, se hacen preguntas que la inciten a buscar en forma independiente sus propias soluciones. El hacer buenas preguntas ayuda al guiado a tener un mayor autoconocimiento.

Ambas formas de coaching pueden ser efectivas, la forma a elegir dependerá de lo que la persona necesite.

Coaching y los 3 pilares del Modelo de Liderazgo Total

Pilar de la autenticidad

Con el objeto de ayudar a que la persona sea más auténtica, el coach debe empezar por conocer sus valores esenciales y los eventos que han cambiado su vida; ello, junto con darse cuenta de si el guiado se está centrando o poniendo atención en lo que se considera importante.

A partir de esta comprensión, se dan ideas para alinear las acciones propuestas con la visión de liderazgo que la persona tenga y, además, con sus valores. Los coaches ayudan a comprender las elecciones que uno hace y cómo estas afectan al trabajo, el hogar, la comunidad a la que se pertenece y a uno mismo.

En este sentido, puede tener un gran impacto en la forma en que uno piensa sobre qué es lo importante.

Pilar de la integralidad

Para llegar a ser una persona más integral, los coaches pueden ayudar al guiado a comprender cómo se dan sus relaciones interpersonales, haciendo preguntas y comentarios sobre la percepción de las redes sociales que más le afectan. De esta forma, se aseguran de que la persona logre el mayor provecho de las conversaciones y diálogos que sostenga con los individuos relevantes de su entorno.

También pueden ayudar a comprender mejor las expectativas mutuas y los intereses comunes, percibiendo el potencial para construir conexiones más estrechas y mejorando el desempeño al considerar los intereses compartidos.

En general, los coaches aportan una mirada nueva y más objetiva al análisis de las relaciones sociales relevantes y su impacto en las distintas áreas de la vida de la persona guiada.

Pilar de la innovación

Finalmente, para llegar a ser un innovador, los coaches pueden proporcionar retroalimentación acerca de los cambios o experimentos que la persona diseñe.

Al acompañarlas en esta tarea, las estimulan a pensar seriamente en nuevas formas de enfocar el trabajo como una parte integral de la vida. Pueden ayudar a delimitar o a unir ciertos campos de acción y —quizás lo más importante— a cumplir con los compromisos para llevar a cabo efectivamente los cambios que se han elegido para seguir creciendo.

 

Lee el artículo Modelo de Liderago Total: liderazgo y armonía personal.

 

Actualízate con el curso sobre liderazgo y coaching (online) de Clase Ejecutiva UC. 





Nureya Abarca

¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor