Minería y cambio climático: ¡Campo propicio para la innovación!

mineria-y-cambio-climatico-innovacion

Una declaración de principios y acciones concretas muestran el rumbo que ha tomado la minería chilena en relación al cambio climático.

En enero de 2000 fui sorprendido por el resultado de una encuesta que nos hicieron a quienes participábamos en el World Economic Forum de Davos, que reúne todos los años en Suiza a los presidentes de las grandes compañías globales con líderes políticos e intelectuales de todo el mundo. En efecto, la mayoría había elegido como el gran desafío de los próximos años al cambio climático, algo que desde Chile casi no conocíamos o le dábamos muy poca importancia.

Hoy, la evidencia que se nos presenta día a día y en todo el planeta es imposible de ignorar, aunque hay algunos como los presidentes Trump, Bolsonaro y otros que insisten en no hacer nada para controlar la emisión de gases invernadero, causante principal del calentamiento global.

Es por ello que celebramos el énfasis en estos temas que ha mostrado Ursula von der Leyden, nueva presidenta de la Comisión Europea, llegando a comprometer a Europa con un programa para que a 2030 se reduzcan sus emisiones a un 50% de aquellas generadas el año 1990 y hacia el 2050, ser el primer continente carbono neutral (lee aquí).

Desarrollo minero bajo en carbono

Lo mismo ocurre con la declaración de principios sobre el cambio climático del Consejo Minero chileno de esta semana (julio de 2019, lee aquí) que reconoce el desafío y se compromete a transitar “hacia un desarrollo bajo en carbono”, apoya “el cumplimiento de compromisos globales de mitigación”, y promueve la implementación de “medidas costo-efectivas para reducir emisiones”, recursos renovables en generación eléctrica y el uso eficiente de la energía.

El camino asumido por la industria minera demuestra una vez más que quiere liderar esta transformación, tal como ocurrió con la seguridad y salud en el trabajo, siendo el sector de más baja accidentabilidad de Chile; con la preocupación por los temas ambientales, antes de que se legislara sobre la materia, y la centralidad que han alcanzado los procesos de relacionamiento y creación de valor compartido con las comunidades en que participa.

No se trata de declaraciones que queden para la “historia”, sino que se materializan en acciones concretas, por ejemplo: en utilizar energía 100% renovable como promete hoy una compañía minera; en cuidar el agua aumentando su recirculación y reduciendo su consumo; en contar con políticas de ahorro y eficiencia energética que, midiendo el punto de partida o caso base, se plantean metas ambiciosas que comprometen a todos.

Autos y motores eléctricos

En este sentido, el cobre, la gran riqueza chilena, es el mejor conductor del calor y la electricidad y, por consiguiente, los productos que lo contienen operan más eficientemente, incluyendo los vehículos eléctricos que usan entre 3 y 4 veces más cobre y las energías renovables entre 4 y 12 veces más.

Una medida concreta que nos atrevemos a apoyar en esa dirección y propuesta por el ICA (lee aquí) consiste en el reemplazo de los motores eléctricos del sector minero (consumen más del 60% de la energía utilizada) por otros de alta eficiencia con un pay- back period menor a dos años.

En síntesis, crear soluciones para la minería alineadas con los principios antes mencionados son un campo propicio para la innovación y el emprendimiento.

Los invitamos a tomar el curso “Emprendimiento en la Minería” que pronto comienza en Clase Ejecutiva UC.





Marcos Lima
Artículos más recientes del autor