Liderazgo: ser líder es una consecuencia

liderazgo, ser lider

Para “ser líder “son necesarias las “acciones” de liderazgo, no tanto el conocerse a sí mismo.

A nuestro juicio, la principal fuente de credibilidad de los líderes radica en su coherencia entre saber las teorías de liderazgo y al mismo tiempo, estar dispuestos a aplicarlas en sus propias vidas; si no es así, como ocurre con frecuencia, sus análisis, reflexiones y sugerencias, son interpretadas solo como sermones muy fáciles de decir a los demás, pero difíciles de aplicar a sí mismos.

Conocimiento de sí mismo

Desde hace más de 2.700 años, enraizada en la filosofía clásica griega, se nos persuade con la idea de que es fundamental conocernos a nosotros mismos y así podamos experimentar la autoconciencia y nuestra identidad esencial.

Basta mencionar el aforismo escrito en la entrada del Templo de Apolo en Delfos (siglo VIII a.C.), al pie del monte Parnaso en Grecia: “Conócete a ti mismo”, cuya imprecisa autoría se atribuye a Sócrates, Heráclito, Tales de Mileto, Pitágoras, entre otros.

Además, diversos registros sobre el pensamiento de Sócrates señalan que consideraba prioritario ocuparse del conocimiento de sí mismo, antes que desear conocer los misterios de la mitología y los dioses.

Liderazgo: No es prioritario conocerse a sí mismo

Muchos textos de liderazgo priorizan este camino del conocimiento de sí mismo, sin embargo, creemos que esto puede ser engañoso, inútil y una pérdida de tiempo, básicamente por tres motivos:

1. El conocimiento de sí mismo supone que queremos encontrar algo que es fijo

El camino al conocimiento de sí mismo en el liderazgo, supone que lo que deseamos conocer y encontrar es algo dado, predefinido y por lo tanto fijo. Esto se corrobora en momentos que decimos: “yo lidero de este modo porque soy así” o “yo ya me conozco y debo liderar de esta manera”.

En este contexto la flexibilidad o capacidad adaptativa del líder está muy limitada a una sola manera de ser, con lo cual se pierden nuevas posibilidades de acción, de cambio y aprendizajes que permiten ejercer el liderazgo con mayor efectividad.

2. Si encontramos algo que no nos guste podría decepcionarnos a nosotros o a otros

Al realizar el viaje de conocerse a sí mismos, nos podemos encontrar con algo que no nos guste, nos decepcione o no cumpla las expectativas personales o de los demás. Este chequeo de expectativas la hacemos con base en alguien que “debemos ser” y por lo tanto nos perdemos el desafío de preguntarnos ¿Qué líder deseo ser? Para abrirnos a esta pregunta es fundamental tener en cuenta que para lograrlo primero debemos hacer algo y comprometernos con acciones que avalen dicho deseo.

3. Se pierde tiempo tratando de encajar en las teorías de liderazgo

Finalmente creemos que el conocimiento de sí mismos en el liderazgo, nos hace perder tiempo esperando cumplir requisitos, características o cualidades que las teorías dicen que se deben cumplir para ser líder.

Es decir, podríamos dedicar mucho tiempo para conocer si soy empático, inspirador, confiable, etc.; sin embargo, cada uno de estos atributos no sirven de nada si no tienen una acción que los valide. Ninguna cualidad del liderazgo es válida por sí misma; su validez la adquiere a través de una acción coherente que se haya realizado.

Por esto creemos que ser líder es el resultado de acciones de liderazgo, sin la ilusión de conocerse a sí mismos, ya que este camino limita, obstaculiza y hace perder el tiempo.

Preguntas:
¿Qué acciones de liderazgo has realizado sin ser líder?
¿En qué lider te convertiste por haber realizado algo sin esperar a ser líder?

 

Actualízate con el curso sobre liderazgo (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor