La paradoja del liderazgo: ¿Se puede ser fiel a sí mismo y a la organización?

En el liderazgo auténtico, la persona logra manejar la tensión entre las necesidades personales y las organizacionales.

¿Ser fiel a sí mismo o a la organización? Veamos cómo lograr ambos. El coaching es la herramienta más poderosa para desarrollar la capacidad de liderazgo de los directivos. El desafío que plantea el poder desarrollar estas capacidades es que no se pueden simplemente aprender de un texto o taller.

Para tener un liderazgo realmente efectivo los directivos tienen que ser auténticos. Sus acciones tienen que construirse sobre la base de la autoconciencia, la seguridad en sí mismos y la creatividad, más aun su compromiso con los demás debe generar empoderamiento y motivación.

El coaching para el liderazgo es un método destinado a sacar lo mejor de las cualidades individuales de las personas, ayudándolas a conectar estos talentos al logro de las metas organizacionales.

Necesidades en tensión

En este punto surge un desafío al liderazgo auténtico de los directivos, entre el imperativo de “ser fiel a uno mismo”, es decir actuar guiados por sus valores y convicciones y “ser fiel a la organización”, esto es, actuar de forma de cumplir con las necesidades de la organización. Estas necesidades potencialmente conflictivas representan los polos de una paradoja: la paradoja del liderazgo.

Se podría argumentar que en muchas ocasiones las motivaciones de los directivos se encuentran perfectamente alineadas con aquellas de la organización, en cuyo caso no existiría tensión o paradoja entre lo personal y la organización.

Esta idea es tan atractiva como considerar que en el amor romántico las necesidades y deseos de una persona están en perfecta armonía con las necesidades y deseos del otro. Pero como todos sabemos esto es una ilusión. Para mantener una relación verdadera es necesario hacer un esfuerzo consciente, ya que siempre va a existir una tensión entre las personas.

Ejemplos de tensión entre las necesidades personales y organizacionales
PERSONALESORGANIZACIONALES
1. Demostrar habilidad para comprender y motivar a otrosCumplir con las tareas y producir resultados
2. Establecer un buen equilibrio trabajo-vida personalEncontrar y retener personas muy comprometidas

El liderazgo más efectivo es aquel que resulta de la habilidad de los directivos para mantener la tensión entre las metas personales y las de la organización, encontrando una solución creativa —en el sentido que no se sacrifica las necesidades esenciales de ambas partes— para resolver esta paradoja.

 





Nureya Abarca
Artículos más recientes del autor