La barba del Primer Ministro canadiense: Persuasión por seducción

Escrito por : Soledad Puente

No solo la apariencia física, sino que también el encanto son parte de las “herramientas” de la seducción.

¿Qué le parece el nuevo estilo del Primer Ministro canadiense Justin Trudeau? Se dejó barba. ¿Se dio cuenta de todo lo que sea ha hablado al respecto en los medios? ¿Será una estrategia política? Sin duda. Detrás de esta acción hay persuasión.

El Primer Ministro utiliza en sus acciones, incluido su cambio físico, un poder muy convincente: la seducción. Por algo la industria de la moda, de los cosméticos, de la alimentación sana, y agregue usted el resto, es millonaria. Sabemos, nos guste o no, que la vista es un sentido muy poderoso y que las impresiones juegan un rol al momento de pensar en modificar una opinión. Si es así es mejor saberlo y potenciar las cualidades, ¿o no? Si se resiste, usted pierde.

La seducción es lo que ha aprovechado toda su vida este dirigente político. Probablemente, aprendido de su padre, quien también fuera Primer Ministro de Canadá. Pierre Trudeau también fue conocido en el mundo por su atractivo, más allá de sus cualidades políticas. Cuando era niña/adolescente, recuerdo perfectamente las cantidades de páginas que las revistas del corazón le dedicaban a Pierre Trudeau, un hombre destacado en la historia reciente de Canadá.

Pero hoy no hablemos de sus habilidades políticas, sino sobre la ayuda que ha sido para la carrera Trudeau, la cobertura mediática que les ha traído su apariencia, encanto y comportamiento. En el caso de Justin, los medios se han fascinado, desde antes de su responsabilidad como Primer Ministro de destacar su apariencia y él ha ayudado bastante, si no lo cree revise Google imágenes.

Ahora este poder de seducción no solo se reconoce por el cuidado que le pone a su apariencia (¡es mucho trabajo!, lo sabemos, por experiencia propia), sino también porque como parte de su responsabilidad y en especial en sus giras se preocupa de interpelar con encanto a la ciudadanía que lo recibe en las visitas al extranjero.

Por ello, si se ha demostrado a través de los siglos que la persuasión se inicia con una primera impresión, incluido el atractivo físico y el encanto ¿por qué no aprender de ellos? Mire a los políticos, incluidos los reyes y príncipes ingleses, que potencian la seducción como parte de su tarea persuasiva.

¿Qué hace todo buen político? Sabe que cada voto cuenta. La lucha por el poder es de a uno. Cada voto conquistado es un triunfo. Se da a tiempo para mostrarse, pero ese tiempo lo prepara. Las personas que lo conocen y reciben deben sentir que para ese político o política, él o ella es lo más importante.

El valor de la seducción se aprecia cuando ese posible votante se convence de que quien tiene al frente será capaz de apoyar sus sueños, porque son los propios. Y mejor todavía, si genera nuevos votantes y los medios lo apoyan.

Hay otro ámbito en el que la seducción es importante para el político, y debe serlo para usted: los adversarios. El temor y la desconfianza no son consejeros. El respeto se gana en la cancha: con atractivo. Para ello el cuidado en el físico debe ser parte del trabajo persuasivo que lleva al éxito, pero siempre unido a las ideas y la capacidad de trabajo.

Periodistas seducidos

Los periodistas son un buen termómetro para la seducción. Ellos llenan las páginas de los de los informativos que seguimos. Y pasa que los periodistas también caen ante el poder de la seducción. Cuando se equivocan, cuando caen rendidos ante algún o alguna política. ¿Recuerda cuando un grupo de los más desatacados periodistas chilenos le pidieron al expresidente norteamericano, Barack Obama una foto con él? Mire las caras de fascinación de quienes rodean al expresidente de Estados Unidos. Esto los políticos lo saben. Ver aquí el momento de la foto.

El cuidado en el vestuario no siempre es seducción. Aunque siempre es comunicación. Por ello, al revés del dicho que “lo que natura non da, Salamanca non presta”, en este caso corresponde “cuando natura da, Salamanca apoya”. Nunca desprecie el valor persuasivo de la seducción. ¡Mire y aprenda!

Lee aquí sobre el curso online “Comunicación en Vivo” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor