Gamificación: ¿La gestión de personas se está transformando en un juego?

A todos nos gustaba jugar cuando éramos niños, sin embargo, esta capacidad no se pierde con el paso de los años. ¡Bienvenida la gamificación en la gestión de personas!

Distintas organizaciones han comenzado a incorporar elementos de juego a sus prácticas de gestión de personas. Un artículo publicado recientemente en America Economía da cuenta de que “tanto en Europa, EE.UU. y ciertos países del Asia Pacífico, hay organizaciones que ya han incorporado la gamificación a sus procesos de una manera tan habitual, que ya la han convertido en parte de su cultura de cómo hacer las cosas” (lee aquí).

Pero, ¿qué es la gamificación? Esta consiste en incorporar elementos y mecánicas del diseño del juego en contextos que no son juegos. Esto quiere decir que no se trata de utilizar juegos en sí mismos, sino tomar algunos de sus principios o mecánicas tales como los puntos o incentivos, la narrativa, la retroalimentación inmediata, el reconocimiento, la libertad de equivocarse, etc., para enriquecer la experiencia de las personas.

Otro artículo publicado en Forbes da cuenta del propósito de ocupar esta metodología en contextos organizacionales, que es el motivar a los colaboradores para, por ejemplo: (1) impactar de forma indirecta en resultados del negocio, (2) reducir los índices de rotación, (3) fomentar entornos de éxito, atrayendo, reteniendo y desarrollando talento competitivo, y (4) lograr mayor productividad. (Lee aquí)

¿Dónde jugar?

¿Dónde podemos incorporar estos elementos en nuestra estrategia de gestión de personas?
1. En los procesos de reclutamiento y selección, diseñando una experiencia innovadora y que permita identificar a los mejores candidatos.
2. Los procesos de capacitación pueden tener elementos de gamificación para que los colaboradores vayan adquiriendo cada vez más habilidades lo que supone nuevos desafíos pero también recompensas asociadas.
3. En los procesos de gestión del desempeño, por ejemplo, incorporando niveles y medallas, dándole un giro al concepto de carrera dentro de la organización.
4. En el fomento de la cultura y los valores de la organización.
5. En las políticas de bienestar e incentivos.

Motivación en la base

La base del uso de este tipo de metodologías está en la motivación. Cada vez es más relevante y, a la vez, difícil mantener a las personas motivadas dentro de la organización. Debemos ser capaces de identificar lo que mueve a cada uno de nuestros colaboradores, porque de esta manera lograremos su compromiso y su desempeño será cada vez mejor. Hay que innovar y atreverse, ya existen casos de éxito en todo el mundo de organizaciones que han utilizado algunos de estos conceptos.

Escuché alguna vez que uno no deja de jugar por envejecer, sino que envejece por dejar de jugar. Entonces…¿a qué jugamos ahora?

 





Artículos más recientes del autor