Estrategia de contratación efectiva: ¿Cómo identificar riesgos?

Una estrategia de contratación efectiva comienza con la correcta identificación de riesgos, esta es su base fundamental. En un artículo posterior abordaremos la estrategia en sí misma.

Los problemas que amenazan el éxito de los proyectos incluyen típicamente:

• Falta de efectividad del esquema contractual utilizado, por ejemplo:
o Incentivos contradictorios con el plan de negocios del proyecto.
o Incentivos perversos al comportamiento de las partes.
o Poca claridad en las bases de medición y pago.

• Inefectividad del proceso de administración de contratos, por ejemplo:
o Ausencia de buena fe entre las partes.
o Malas relaciones personales que contaminan el manejo del contrato entre las partes.
o Falta de mecanismos de resolución temprana de controversias.

• Falta de recursos y/o apoyo al proceso de gestión contractual, por ejemplo:
o Uso de herramientas tecnológicas inapropiadas.
o Falta de calificación específica del personal clave.

Es recomendable que la estrategia de contratación sea desarrollada como una herramienta de gestión de riesgos efectiva, por la vía de una eficiente asignación de riesgos entre las partes de los contratos del proyecto.

Correcta selección del tipo de contrato

Para lograr este objetivo, no basta con un “buen contrato” o la utilización del “contrato tipo del mandante”. Por el contrario, el proyecto requiere cuidar la correcta selección del tipo de contrato según una asignación de riesgos única para cada caso. Para esto, se recomienda realizar un análisis exhaustivo de cada uno de los siguientes factores:

a) Factores del proyecto: Cada proyecto se justifica en la medida en que el plan de negocios respectivo se mantenga vigente, y para ello el equipo de proyecto deberá tomar en cuenta elementos tales como:

• Las escalas de tiempo que el proyecto debe satisfacer.
• Las necesidades operacionales que el proyecto debe satisfacer.
• El retorno exigible al proyecto.
• Nivel de madurez efectivamente alcanzado en las fases tempranas (FEL) del proyecto.

b) Factores del mandante: Cada mandante estará, en mayor o menor medida, restringido por las rutas de acción que puede tomar en relación al proyecto y sus contratos, y deberá considerar elementos tales como:

• El apetito al riesgo de la organización del mandante.
• Las capacidades internas de su organización actual (o temporalmente ampliada).
• Los elementos reputacionales que restringen el accionar del mandante.

c) Factores de mercado: Al identificar las opciones de estrategias de contratación, el mandante deberá tomar en cuenta que su cadena de valor opera en mercados reales sujetos a restricciones tales como:

• Regulaciones ambientales aplicables.
• Disponibilidad limitada de mano de obra calificada.
• Períodos de alta o baja actividad en el mercado en cuestión.
• Limitaciones en la capacidad logística de los operadores del mercado.

La experiencia de la industria demuestra que solo una vez que estos factores han sido sujetos a un análisis cuidadoso, el mandante estará en posición de identificar el “ambiente de riesgos” que aplica a su proyecto. Sin este trabajo, será muy difícil realizar un apropiado ejercicio de identificación de riesgos exhaustivo y, por lo tanto, una correcta asignación de riesgos a las partes de cada contrato del proyecto.

 

Lee aquí sobre el curso online “Gestión Estratégica de Contratos” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor