El Riñihuazo: las lecciones de una hazaña

Riñihuazo, la hazaña del Riñihue

La hazaña del Riñihue, el Riñihuazo, es un ejemplo de cómo administrar proyectos y evitar una potencial catástrofe.

El terremoto de Valdivia, ocurrido el 22 de mayo de 1960, es el sismo de mayor magnitud registrado en la historia de la humanidad, fue percibido a nivel planetario y originó un tsunami que causó muertes y destrozos tanto en Chile como en lugares tan lejanos como Hawái y Japón.

En el sur de Chile destruyó ciudades, caminos y puentes desde Talca hasta la península de Taitao, al sur de Chiloé, provocando hundimientos y solevantamientos del terreno en vastas extensiones, incluyendo grandes deslizamientos de tierras, que modificaron el paisaje.

La Hazaña del Riñihue: enfrentar 3 obstrucciones en el río San Pedro

En particular el sismo provocó tres deslizamientos de tierra en la naciente del río San Pedro, que es el desagüe natural del lago Riñihue. Lago que se alimenta con los desagües de otros seis lagos (Pirihueico, Neltume, Pellaifa, Calafquén, Pullinque y Panguipulli) lo que explica su importante caudal permanente.

Los deslizamientos formaron tres “tacos”, u obstrucciones en el cauce del río. El primer taco, a unos 1.200 m de la desembocadura, tenía unos 350 m de largo y 17 m de altura sobre el lecho del río. El segundo tenía unos 700 m de largo y 19 m de altura y el tercero, y más importante, tenía aproximadamente 2 km de largo 1 km de ancho y 24 m de altura.

El grave peligro que estos tacos representaban era que actuarían como una represa que embalsaría las aguas en el lago, hasta que estas alcanzaran el coronamiento del taco, momento en el cual se produciría su desplome, por la erosión acelerada de las aguas, con la consecuente avalancha de agua y lodos, que se estimó alcanzaría unos 6.000 m3/seg., caudal que arrasaría e inundaría todo a su paso hasta alcanzar Valdivia, donde causaría una inundación que dejaría bajo agua gran parte de la ciudad.

Los recursos y voluntades estuvieron disponibles

El 25 de mayo, el rector de la Universidad Austral, Dr. Eduardo Morales M. recibió la noticia de que el río San Pedro se había secado, por lo que le solicitó a un profesor que investigara en terreno el fenómeno. El informe fue alarmante, “desagüe del Riñihue obstruido y nivel del lago subiendo”.

El rector se trasladó a Santiago e informó de ello a altos ejecutivos de la Corfo. Otras versiones señalan que la noticia la habría recibido el abogado Julio Philipi, quién lo informa a Pierre Lehmann, vicepresidente de Corfo.

La lección de la historia: En 1575 Valdivia arrasada por una gran inundación

Lo trascendente fue que inmediatamente se tomó clara conciencia del peligro que tal situación representaba para las ciudades aguas abajo del lago. Ciertmente, también se recordó el testimonio del cronista español, y corregidor de Valdivia a fines del siglo XVI, don Pedro Mariño de Lobera, quién relata que luego del terremoto del 16 de diciembre de 1575, en abril de 1576, Valdivia fue arrasada por una gran inundación.

El presidente Jorge Alessandri, designó sin dilación al destacado ingeniero Raúl Sáez, para que liderara el equipo encargado de afrontar la emergencia, colocando a su disposición los recursos del Ministerio de Obras Públicas, Endesa, Corfo, del Ejército y la Fuerza Aérea.

Riñihuazo: solución de ingeniería conceptualmente sencilla

La solución de ingeniería fue conceptualmente sencilla, aunque muy compleja de ejecutar dadas las condiciones del terreno y del clima, y consistió en actuar simultáneamente en los dos frentes del problema;

(a) la evacuación relativamente controlada del agua embalsada en exceso, excavando un canal por la ladera del valle. En tierra firme, no en terrenos deslizados.

(b) disminuir el ingreso de agua al lago, construyendo tacos en los desagües de los lagos tributarios.

Adicionalmente se levantaron tacos menores en el cauce del San Pedro, con el objeto de disminuir la energía de la crecida.

En la construcción del canal trabajaron 450 “paleros” y 27 bulldozer, los que en muchas ocasiones se enterraban en el barro. Se trabajó de manera continua sin descanso (día y noche, cuando se pudo). En los tacos 1 y 2 el trabajo fue casi todo manual. La logística para abastecer de petróleo, cemento e insumos, así como la alimentación fue notable, incluyendo puentes aéreos cívico-militares.

Después de 64 días del terremoto, el 26 de julio comenzó el desagüe controlado del lago, cuyas aguas alcanzaron un nivel de 15 m por sobre aguas normales. La crecida del río causó inundaciones de pueblos ribereños y en Valdivia las aguas alcanzaron niveles entre 1,5 y 2,4 m.

¿Qué permitió salvar a Valdivia del Riñihuazo?

En lo esencial:

  • Se nombró un jefe de proyecto, competente y se le empoderó y proporcionó los recursos necesarios.
  • La solución de ingeniería la propuso un equipo de ingenieros de primer nivel.
  • La planificación y la logística fue desarrollada y supervisada diariamente por ingenieros experimentados.
  • Los recursos necesarios siempre estuvieron disponibles.
  • La supervisión y control de los avances y los ajustes por el terreno se efectuaba periódicamente con estricta disciplina.
  • El equipo completo tuvo un compromiso ejemplar con el objetivo.

Y no debe olvidarse cuáles eran la realidad y los medios disponibles en 1960. Lo que hace más relevante aún este épico episodio, el Riñihuazo.

Lee la entrevista anterior “Los proyectos de construcción son una fuente inagotable de problemas”, a los profesores Ricardo Nicolau y Germán Millán Pérez. 

Actualízate con el curso sobre análisis de contratos (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor