El desafío de reinventarse: Darle sentido a la pandemia

Construir confianza, desarrollar resiliencia y dar sentido son algunos de los aspectos que nos ayudarían a poner en práctica una visión optimista cuando estamos frente a una dificultad.

Esta pandemia nos ha puesto a prueba. Ha cambiado en muy poco tiempo la forma en que nos relacionamos con otros, trabajamos, estudiamos, nos recreamos, entre otras muchas cosas. Nos ha hecho cambiar nuestras rutinas, desafiando nuestra agilidad para adaptarnos.

Cuando reinventarse es la cuestión

Lidiar con la incertidumbre ha sido otra de las dificultades. No sabemos cuánto durarán los cambios que estamos experimentado, ni si estos serán permanentes o pasajeros. Algunos incluso postulan que la pandemia solo aceleró los cambios que ya se veían venir.

Cómo y qué tan rápido logremos reaccionar, definirá si somos exitosos en superar esta crisis. En este contexto, reinventarse es un must.

Un reciente estudio realizado por la organización Six Seconds, que contó con la participación de 1.325 personas de 70 países, identificó que uno de los mayores impulsores de la adaptación al cambio consiste en ejercitar el optimismo, entendido como tomar una perspectiva de esperanza y creación de posibilidades.

Pero, ¿cómo ponemos en práctica una visión optimista cuando estamos frente a una dificultad? El estudio identifica algunos elementos importantes.

Uno de ellos es la generación de confianza. Construir un ambiente de confianza, tanto en las propias capacidades como en los otros, posibilitará un ambiente de apertura, acción y creación que promoverá el cambio.

Otro aspecto crítico es la resiliencia, esa capacidad de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. Cada persona posee en su interior los recursos que necesita para conseguir los cambios que precisa, pero se requiere de una fuerte motivación para comprometerse a sí mismos y a otros en la transformación.

Darle un sentido parece ser la clave. En coaching, una etapa fundamental de todo proceso corresponde a identificar el sentido del cambio. Cuando una persona logra conectar con sus más profundas motivaciones y valores, logra darle significancia a lo que está viviendo, así como encontrar la fuerza necesaria para superar cualquier adversidad por difícil que sea y poder definir un plan de acción.

Reflexionar acerca de la pregunta ¿para qué? Puede orientarnos en la búsqueda de un sentido personal e impulsarnos a la acción.

La última de las libertades: elegir

Siempre podemos elegir, incluso en los escenarios más complejos. Así lo plantea el siquiatra y escritor Viktor Frankl, quien fue prisionero de un campo de concentración. A partir de esa experiencia, escribió el libro “El hombre en búsqueda de sentido”, donde describe como aún recuerda algunos hombres que en el campo de concentración visitaban los barracones consolando a los demás y ofreciéndoles su único mendrugo de pan. Citándolo textual: “Eran tan solo unos pocos, pero los suficientes para demostrar que al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino— para decidir su propio destino”.

En esta situación tan desafiante como la actual, vale la pena recordar esa libertad tan profunda de elegir que tiene cada uno de nosotros. En nuestras manos está decidir quedarnos en el miedo y ansiedad o hacernos responsables de nosotros mismos. Tenemos la capacidad de trascender a las dificultades y darles un sentido. Aprovechémosla para empoderarnos y reinventarnos en la mejor versión de nosotros mismos.

Este artículo se publicó originalmente en la página de Clase Ejecutiva UC del diario El Mercurio. Puedes descargar el PDF de la página, luego de completar unos datos.

Lee aquí sobre el curso El proceso de coaching en acción (online) de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor