¿Cómo será la empleabilidad post coronavirus?

La flexibilidad y el uso de tecnologías marcarán una diferencia clave en la empleabilidad una vez termine la pandemia.

Más del 25% de la población mundial —estimada en 7,8 millones de personas— está a la fecha de hoy confinada en sus casas, como parte de las medidas preventivas del contagio por Covid-19.

En muchas partes del mundo las fronteras están cerradas, aeropuertos, hoteles y comercio mantienen sus puertas abajo, y colegios y universidades tienen clases suspendidas. Durante los próximos meses se extenderán las medidas de cuarentena, distanciamiento social e higiene frecuente. A nivel económico, son muchas las industrias que han reducido al mínimo su nivel de producción o servicio, mientras que otras actividades hoy son esenciales para seguir abasteciendo y cuidando a la sociedad.

Algo que es innegable ante esta situación mundial sin precedentes es que no volveremos a ser los mismos cuando todo esto pase.

Frente a los nuevos escenarios que tendremos post coronavirus, comparto algunos elementos importantes que marcarán el mercado laboral, sobre todo a la hora de buscar empleo.

Nuevas fórmulas de la empleabilidad

1. Adaptación al cambio: Una habilidad que representará una gran ventaja será la capacidad de ser flexible y adaptarse a los entornos cambiantes. Estar abierto al aprendizaje, ver los cambios como una oportunidad y tener una actitud positiva serán altamente valorados. Esta habilidad trae implícita el relacionamiento social y manejo emocional, capacidades que según el McKinsey Global Institute serán claves en 2030.

2. Integrar equipos virtuales: Una parte importante de los puestos de trabajo podrán realizarse a distancia, lo que requiere de habilidades para autogestionarse, trabajar por objetivos y ser efectivo a nivel digital. El manejo de canales como Teams, Zoom, aplicaciones colaborativas y manejo de redes sociales serán básicos.

3. Uso de tecnologías: Desde funciones de abastecimiento en un supermercado hasta labores de programación tendrán un factor en común: el uso intensivo de tecnología en los procesos. La intermediación de tecnología en todo lo que hacemos y el registro de data en tiempo real serán (o ya son) parte de nuestra cotidianeidad. A la fecha se estima que en Latinoamérica existe un 31% de déficit de profesionales de tecnologías de la información (estudio Cisco IDC Skills Gap).

4. Del FTE a la gig economy: Los cargos como full time employee (colaboradores a tiempo completo) serán cada vez más escasos, transitando de forma acelerada a la gig economy. Profesionales en cualquier parte del mundo con un expertiz particular ofrecerán sus servicios traspasando fronteras. Participan de esta modalidad, el 36% de los estadounidenses, y para 2025 se espera que la cifra ascienda a 52%. Esta alternativa laboral se potencia aún más en quienes manejen el idioma inglés, al permitirles laborar prácticamente en cualquier país.

5. Marca personal: Tener una marca y sello propio, junto con visibilidad 24/7, serán claves en la industria del mañana. Desarrollar la marca personal permite conectar con otros profesionales, instituciones, potenciales clientes, generando colaboración a gran escala. Según mi área de especialidad puedo apalancar mi marca en redes sociales profesionales como LinkedIn, o potenciar mi perfil en Instagram que está más enfocado en perfiles de emprendedores, artistas y millennials.

La flexibilidad y el uso de tecnologías marcarán una diferencia clave en la búsqueda de empleo del futuro. Hoy es un buen momento para comenzar este nuevo camino.

Lee aquí sobre el curso online “Desafíos del Capital Humano en la Automatización y Transformación Digital”.





Artículos más recientes del autor