La pregunta mágica en coaching: ¿Para qué?

El coaching nos invita a reemplazar la pregunta ¿por qué?, la que alude al pasado, por ¿para qué?, que impulsa a la acción.

Muchas veces frente a una situación que nos complica, desafiante o simplemente no nos gusta nos preguntamos ¿por qué? El coaching nos invita a reemplazar ese tipo de preguntas por otras que comiencen con ¿para qué?

La diferencia entre estas dos preguntas es grande. Mientras que la primera nos hace indagar en las razones y nos dispone hacia el pasado; la segunda nos lleva a encontrar un sentido y nos impulsa a la acción conectados con nuestros valores más profundos, orientándonos hacia el futuro que es lo que se busca en todo proceso de coaching.

El psiquiatra y escritor Viktor Frankl experimentó de manera personal la importancia de responder la pregunta ¿para qué? Él fue prisionero de un campo de concentración y debido a su formación profesional le interesó aprovechar esta experiencia para analizar cómo variaban los distintos comportamientos de las personas en ese contexto y si existía un elemento que les permitiera a algunos superar de buena manera una situación tan compleja como esa.

Su conclusión fue sorprendente, en sus propias palabras: “Me atrevería a afirmar que nada en el mundo ayuda a sobrevivir, aún en las peores condiciones, como la conciencia de que la vida esconde un sentido”. Luego agrega: “Los campos de concentración nazis dan fe de que los prisioneros más aptos para la supervivencia resultaron ser aquellos a quienes esperaba alguna persona o les apremiaba la responsabilidad de acabar una tarea o cumplir una misión. En cuanto a mí, cuando fui internado en el campo de concentración de Auschwitz me confiscaron un manuscrito listo para su publicación. Sin ninguna duda, mis intensos deseos de reconstruir ese libro me ayudaron a superar los inhumanos rigores de la vida en el campo”.

Su descubrimiento anterior se transformó finalmente en una nueva forma de psicoterapia que él denominó logoterapia, donde propone que la voluntad de sentido es la motivación primaria del ser humano y que la atención clínica a ella es esencial para la recuperación del paciente.

Tener un propósito

Estudios más recientes confirman la teoría de Frankl. De hecho, en 2019, una investigación desarrollada por Aliya Alimujiang, Ashley Wiensch y Jonathan Boss encontró que la falta de propósito predice una muerte prematura. En específico, los investigadores se dieron cuenta de que adultos mayores con pocas metas en la vida tienen más del doble de probabilidades de morir en los próximos 5 años si se las compara con personas que tienen una gran razón de ser o sentido.

El coaching incorpora en su metodología la importancia de encontrar un “para qué”, siendo una de las etapas críticas del proceso de cambio darle un sentido a este, ya que se sabe que hacerlo da el impulso necesario para generar el cambio deseado y perseverar en él.

A continuación, los invito a ver la charla Ted Talks de la escritora Emily Esfahani Smith “Hay más vida que ser feliz”. En ella describe cuatro pilares que a su juicio permiten desarrollar una vida con sentido: pertenencia, propósito, trascendencia y narrativa:

Luego de ver la charla, te invito a pensar sobre algún cambio que quieras hacer en tu vida y reflexionar respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué quieres realizar ese cambio?
  • ¿Qué sentido tiene para ti hacer ese cambio?

Lee aquí sobre el curso El proceso de coaching en acción de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor