Chile: Laboratorio natural para la ciencia de datos

Chile laboratorio natural para la ciencia de datos

Gracias a la astronomía Chile es un laboratorio natural para la ciencia de datos. Y como tal, ofrece una oportunidad única para desarrollar tecnologías y talento para la gestión y análisis de grandes fuentes de datos.

El norte de Chile es reconocido como el mejor lugar de la Tierra para observar el firmamento, por sus condiciones de baja humedad, altas cumbres y baja contaminación lumínica y radioeléctrica. Esta combinación de factores genera el mayor número de noches despejadas al año en el planeta.

Considerando los proyectos actualmente en construcción, se estima que en Chile se capturará el 70% de los datos astronómicos recolectados a nivel global. Ello ubica a Chile en un punto crítico de la cadena de valor de los datos astronómicos. Y, además, ofrece una oportunidad única para desarrollar tecnologías y talento para la gestión y análisis de grandes fuentes de datos.

La astronomía como una ciencia de datos

Desde fines de los 90, la astronomía ha sido esencialmente una ciencia que se desarrolla con base en el análisis de grandes datos. Esto incluso antes de que la industria adoptara este término. A modo de referencia, el telescopio LSST, en construcción en el norte de Chile, capturará 10 PB/año, lo que lo pone al nivel de la cantidad de datos de Twitter (6PB/año) o YouTube (15PB/año).

Como toda práctica de grandes datos, ha sido también escenario de uso intensivo de machine learning e inteligencia artificial. En particular, se han utilizado intensivamente en tareas como identificación de fuentes y sus propiedades, clasificación morfológica de galaxias, busca de anomalías, mantenimiento y calibración de los instrumentos.

Un ejemplo de esto fue la primera imagen de un hoyo negro extragaláctico el año 2019, la cual fue fundamentalmente obtenida producto del procesamiento de grandes datos, muchos de ellos provenientes del proyecto ALMA, ubicado en Chile (ver imagen de este artículo).

Dos grandes hitos de las tecnologías digitales en astronomía fueron el desarrollo de cámaras CCD en los 80 con lo que fue posible digitalizar la captura de luz, y el uso de supercomputadores desde fines de los 90, agregando entre otras la capacidad de simulación.

Con hitos como estos, fue naciendo y desarrollándose la astroinformática. Se trata de un campo interdisciplinario entre la astronomía, ciencia de datos, informática y tecnologías de la información y la comunicación, para el apoyo a los procesos operativos y científicos de la astronomía.

Datos: La oportunidad de Chile

Los nuevos telescopios producirán volúmenes de datos inéditos, que llevarán al límite las tecnologías actuales de transmisión, almacenamiento, procesamiento, visualización, entre otros.

En este sentido, se abre una gran oportunidad de aprovechar este desafío astronómico, para desarrollar tecnologías de datos que luego puedan transferirse a otros ámbitos. Tal como ocurrió en la carrera espacial, que dejó un gran número de tecnologías que utilizamos actualmente.

Sin ir más lejos, tecnologías actualmente en uso en todos nuestros celulares provienen de transferencia desde desarrollos para la astronomía, como son las cámaras CCD, el wifi y las antenas embebidas en el cuerpo del celular.

Otra oportunidad relevante está en el desarrollo de capital humano, ya que el conjunto de habilidades de datos necesarias para enfrentar los desafíos astronómicos son capacidades que hoy son muy atractivas en otras industrias como son las finanzas o la industria productiva. Ello ofrece nuevos caminos de desarrollo profesional o la posibilidad cierta de que surjan en Chile nuevos emprendimientos de base científico-tecnológica, que aprovechen algunos de estos elementos de tecnologías transferibles.

Eclipse solar

El próximo 14 de diciembre de 2020, Chile será protagonista de uno de los fenómenos astronómicos más importantes del año: el eclipse de Sol. La zona umbra (donde la Luna cubre la totalidad del disco solar) abarcará a parte de las regiones de La Araucanía y de Los Ríos. Ciertamente, el eclipse solar se produce cuando la Luna se interpone en el camino de la luz del Sol hacia la Tierra. Ello genera de día, en la zona umbra, un instante de total oscuridad.

Los eclipses solares son uno de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza, y uno de los pocos eventos astronómicos notorios a simple vista. En este sentido son un regalo único. Y nos invitan a asombrarnos, reflexionar, hacernos preguntas fundamentales e inspirar nuevas generaciones de científicos y profesionales para el país. Que puedan aprovechar esta nueva forma de riqueza que ofrece nuestro virtuoso territorio, laboratorio natural para la ciencia de datos.

Actualízate con el curso sobre machine learning y ciencia de datos online de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor