Barreras a la inclusión: Las microagresiones

inclusión, microagresiones, barreras a la inclusión

Una barrera a la inclusión que puede pasar bastante desapercibida corresponde al fenómeno de las microagresiones, que parecen “inofensivas”, pero pueden afectar la salud física y mental de una persona.

¿Qué son las microagresiones? Son comentarios o acciones que se dirigen negativamente a un grupo de personas marginado o minoritario. Estas pueden ser intencionales o accidentales y constituyen una forma de discriminación.

En los últimos años, han cobrado relevancia debido al impacto que tienen en las personas. Al respecto, diversos estudios han logrado establecer que las microagresiones están relacionadas con un aumento de los niveles de agotamiento y una menor satisfacción laboral, así como requieren de importantes recursos cognitivos y emocionales para recuperarse de ellas.

Aun cuando pueden parecer “inofensivas”, ellas pueden afectar la salud física y mental de una persona, sobre todo cuando ocurren de manera recurrente, y generar, por ejemplo: estados depresivos, estrés prolongado y traumatismos, dolores de cabeza, presión arterial alta y dificultades para dormir.

Inclusión: cómo detectar y abordar las microagresiones

Por ese motivo y en especial cuando hablamos de inclusión, es imprescindible detectar a tiempo las microagresiones y saber responder a ellas.

1. Tomar consciencia de la forma de nuestra forma de hablar cotidiana

Un primer paso es tomar consciencia acerca de cómo nuestra forma de hablar de manera cotidiana tiene un efecto real en la salud mental y bienestar de otras personas. En el ámbito laboral, si se quiere crear una cultura de trabajo más inclusiva y competente esto implica necesariamente que cada integrante de la organización haga una exploración profunda acerca de sus propios prejuicios y sea consciente de ellos.

2. Saber intervenir

En segundo paso consiste en saber intervenir cuando se es testigo de la aparición de una microagresión. En este sentido, es el rol de los líderes es fundamental, ya sea estableciendo un estándar en comunicación respetuosa, corrigiendo inmediatamente cuando se dan cuenta de que han ocurrido estas acciones u ofreciendo formación respecto al tema. Eso es inclusión.

3. Revisar la cultura organizacional si fuese necesario

Por último, es importante destacar que muchas microagresiones pueden formar parte de la cultura de una organización si no se corrigen. El desafío es instaurar un proceso continuo de aprendizaje, evolución y crecimiento que las limite. En otras palabras, las empresas inclusivas deben tener tolerancia cero con el lenguaje excluyente o discriminatorio hacia cualquier empleado.

A continuación, te invito a revisar el artículo publicado el 24 de mayo de 2022 en la revista YA del diario El Mercurio: El insospechado impacto de las microagresiones, revista YA, 24 mayo 2022  (Gentileza El Mercurio).

En este artículo se presentan algunos casos reales de personas que han sufrido microagresiones y cómo los ha afectado en distintos ámbitos de sus vidas.

Te invito a profundizar sobre el tema de las microagresiones como barreras a la inclusión, respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo he reaccionado cuando he sido partícipe de una microagresión?
  • ¿Tomo alguna acción al respecto o no?
  • ¿Tengo consciencia del impacto que puede tener una microagresión en otras personas?

 

Actualízate con el curso sobre liderazgo inclusivo (online) de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor