4 mitos sobre la transformación digital

Mitos sobre la transformacion digital

Revisa los principales mitos sobre la transformación digital, por ejemplo, que eliminará millones de empleos.

Durante 2020 la transformación digital tuvo su año de gloria “gracias” al coronavirus. Tal como lo señala Forbes, las inversiones y avances en materia de 5G, wifi 6, inteligencia artificial y RPA (robotic process automatization) se aceleraron y nos trajeron antes el futuro.

Pero la transformación digital es un fenómeno complejo que se relaciona de manera más amplia con la cuarta revolución industrial. En esta última, los cambios a nivel del mundo laboral y las capacidades son profundos y requieren rediseñar nuestros modelos de aprendizaje y adoptar nuevas formas de trabajar.

Se han escrito numerosos estudios, columnas y noticias sobre este tema. No obstante, existen ideas y conceptos que se repiten una y otra vez y no por ello reflejan de manera fidedigna los reales desafíos del nuevo paradigma digital.

Mitos sobre la transformación digital

Aquí algunas claves que merecen una doble revisión sobre mitos de la transformación digital, con el fin de formarse una idea propia frente a estos temas:

1. La cuarta revolución industrial es un desafío tecnológico

Suena lógico ¿no? Si hablamos de cloud computing, inteligencia artificial y tecnologías exponenciales, el desafío obviamente es tech. En realidad… no.

Es cierto que las tecnologías son responsables de que los cambios hoy estén ocurriendo a una velocidad y dimensión nunca antes vistas. Pero no perdamos de vista que las herramientas tecnológicas son solo un canal, un vehículo.

La tecnología no tiene valor en sí a menos que la usemos con un propósito para el cual sea útil para la humanidad. Y quienes toman las decisiones sobre cómo usar la tecnología somos nosotros, lo que requiere aprendizaje y un nuevo mindset.

La era digital representa enormes desafíos a nivel humano, y necesita que los individuos, los equipos y las organizaciones colaboren, aprendan y cambien a una velocidad y forma más profunda a cómo lo venían haciendo en el pasado.

Así, el principal factor que explica el fracaso o éxito en procesos de transformación digital es el cambio a nivel de cultura organizacional.

2. La automatización eliminará empleos

Esta es la frase favorita de muchos titulares de prensa en Chile y el resto del mundo. Es veraz señalar que la tecnología está cambiando de manera importante el mundo del trabajo, y tal como ha pasado antes, los avances tecnológicos reemplazarán algunos empleos, pero a su vez crearán otros nuevos.

Lo relevante aquí es entender que la automatización generará eficiencias en tareas rutinarias y repetitivas en todo orden de empleos. Desde los más básicos hasta funciones complejas de empleos especialistas.

Por lo tanto, lo correcto sería decir que la automatización aumentará las capacidades del ser humano, y nos permitirá tener más tiempo para enfocarnos en tareas humanas que añadan más valor.

Un estudio de Mckinsey señala que con la tecnología actual es posible reemplazar completamente solo 5% de los empleos, el resto se reemplazaría solo de manera parcial.

3. En el futuro no será relevante tener una carrera universitaria

Este punto es interesante. Varias noticias internacionales destacan que el título universitario ya no es relevante a la hora de contratar en las empresas. Si bien existe una tendencia a desarrollar carreras más generalistas, más cortas, y continuar aprendiendo durante toda la vida (lifelong learning), hoy el entorno cambia constantemente y es difícil predecir qué tipo de formación me asegurará empleabilidad el resto de mi vida.

Dado lo anterior, y tal como lo señala Andrés Oppenheimer (periodista argentino ganador del Pulitzer y autor de ¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización), las personas que tengan mayor continuidad en sus trabajos serán aquellos con mayor capacidad de reconversión laboral, y justamente un mayor nivel de escolaridad asegura una mejor capacidad de adaptación o reskilling.

Varios autores describen que los trabajos se están polarizando, diferenciando los altamente especializados y bien remunerados (white collars) de aquellos con un alto grado de manualidad (blue collars). Así, la principal variable para acceder a los cargos mejor remunerados reside en el nivel de educación.

En conclusión, sí es importante la formación superior, ya que permite tener una base de conocimientos y habilidades que facilitarán aprender otros en el futuro. Todo ello para adaptarse al contexto VUCA (volatilidad, incertidumbre, complejidad, ambigüedad) que enfrentamos.

4. Los puestos de tecnología son los únicos que tendrán más demanda

En realidad, sí es cierto que los cargos de tecnologías de información son cada vez más demandados (data scientists, especialistas en IA y machine learning, seguridad de la información, software developers, entre otros).

Pero de esta misma forma, existen muchas otras áreas que también están en auge y no necesariamente se asocian a manejar lenguajes de programación. En el último The Future of Jobs Report del World Economic Forum se menciona que los cargos que están en alza de demanda en México incluyen marketing digital, project managers y profesores universitarios.

Otro ámbito que crece fuertemente es la industria de la salud, impulsado por fenómenos demográficos como el envejecimiento de la población. El US Bureau of Labor Statistics estima que 2026 existirá una demanda exponencial de enfermeras y tecnólogos médicos.

En esta misma línea, se estima que en Chile para 2030 sobre el 20% de la población tendrá más de 65 años, lo que probablemente aumente la demanda de geriatras y otros especialistas asociados.

Actualízate con el curso sobre personas y transformación digital de Clase Ejecutiva UC.





Denisse Goldfarb
Artículos más recientes del autor