Ventaja competitiva: ¿Pasó de moda?

ventaja competitiva, ventaja transitoria

La ventaja competitiva exige hoy un nuevo estándar; la ventaja transitoria, pero eso no implica que vaya quedando atrás. Más bien, necesita recargarse.

Se dice que un negocio con activos que ofrecen una posición favorable a largo plazo posee una ventaja competitiva sostenible. La profesora Rita McGrath de la Columbia Business School argumenta que las estrategias de negocios que dependen de la ventaja competitiva se han vuelto obsoletas en las condiciones comerciales actuales.

Manifiesta que, la ventaja transitoria, el cambio constante en la ventaja experimentada por las empresas en nuestra economía global interconectada, es el nuevo estándar que garantiza un crecimiento constante a largo plazo para las empresas.

McGrath señala que la ventaja competitiva fomenta la dependencia de una presunta estabilidad que ya no existe. Agrega que, en nuestra economía dinámica y competitiva, tener un enfoque focalizado en la estabilidad significa dar un paso atrás.

También señala que, en los mercados actuales, los competidores de una empresa pueden surgir de fuera del campo o industria de la empresa. Por ejemplo, la revolución digital, liderada por el auge de internet y los teléfonos inteligentes, ha reducido, arruinado o diezmado muchas empresas; a pesar de no ser un competidor dentro de la industria para ninguna de ellas.

McGrath también comparte los ejemplos de Kodak y Blockbuster para ilustrar cómo las empresas pueden fracasar si se niegan a adaptarse a competidores de diferentes industrias.

Finalmente, plantea que es posible que las empresas tradicionales tengan que considerar una reorganización estructural para seguir siendo competitivas en la economía de ventaja transitoria.

La ventaja competitiva sigue vigente

Desde mi punto de vista, la búsqueda de la ventaja competitiva sigue siendo tan válida como antes por las siguientes razones.

La esencia de una estrategia de negocios es la búsqueda de una ventaja competitiva que sea lo más sostenible en el tiempo. Esta es la manera en la que una empresa se diferenciará de otras, y de esa forma, obtener resultados por sobre el promedio de las empresas relevantes.

También es cierto que dado el entorno en el que vivimos, el llamado mundo VICA (vulnerable, incierto, complejo y ambiguo) o lo que la profesora McGrath llama una economía transitoria, la ventaja competitiva que vivamos es muy volátil.

Entonces, para que las empresas logren el éxito a pesar de la volatilidad de la ventaja competitiva, la innovación debe ser un proceso continuo y sistemático. Más aún la innovación debe instalarse como una capacidad sistemática con un gobierno permanente y un presupuesto dedicado y separado de las otras funciones del negocio.

Construir una competencia en innovación conduce a diversificar la asignación de recursos hacia varias iniciativas rentables. La compañía debe lograr un equilibrio entre apoyar a su núcleo y construir nuevos caminos y opciones para el crecimiento.

¿Cómo sostener una ventaja competitiva?

Lo anterior no señala que la ventaja competitiva haya pasado de moda. Por el contrario, sigue siendo tan vigente el buscar siempre una ventaja competitiva, que naturalmente, dadas las características del entorno, se podrá sostener si y solo si enfatizamos:

  • el aprendizaje continuo
  • la mentalidad basada en el descubrimiento
  • la apertura a nuevas ideas

Actualízate con el curso sobre estrategia (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor