¿Tienes influencia o solo poder?

influencia o solo poder ok

Un jefe que no se relaciona adecuadamente con sus subordinados difícilmente va a obtener de ellos su compromiso y entusiasmo.

Si alguien tiene influencia sobre nosotros, implica que estamos dispuestos a trabajar con genuino compromiso para lograr cualquier meta, en lugar de hacerlo con resistencia y resentimiento, como muchas veces ocurre cuando se está frente a alguien que “solo” tiene poder formal.

Un jefe que no se relaciona adecuadamente con sus subordinados difícilmente va a obtener de ellos su compromiso y entusiasmo. En cambio, si tiene influencia emocional es capaz de conseguir la adhesión de su gente al considerar sus necesidades, habilidades y aspiraciones personales. También cuando los escucha atentamente, incentiva su desarrollo, y les da consejo y guía, en una relación personalizada con cada uno. También se preocupa de desarrollar sus potencialidades, les abre nuevas oportunidades de capacitación y aprendizaje, les da autonomía, les delega responsabilidades, y los invita a participar en la información y en las decisiones.

Muchos especialistas sostienen que el uso efectivo del poder es el elemento más crítico de la dirección. Uno de ellos, Warren Bennis entrevistó a 90 líderes propuestos por sus colegas como aquellos con mayor influencia, para entender las variables que influyen en la efectividad del liderazgo.

En su estudio encontró que estas personas comparten una característica importante: logran que los demás se sientan con poder. Estos líderes han aprendido la forma de construir una base sólida de poder en sus organizaciones. Son influyentes porque emplean su poder para ayudar a sus compañeros y subordinados en el logro de tareas excepcionales.

John Kotter, de la Universidad de Harvard, quien imparte un curso sobre el poder, afirma: “Me disgusta escuchar que los economistas digan a sus estudiantes que su trabajo es maximizar las utilidades de los accionistas… cuando su trabajo será administrar una multitud de grupos; jefes, subordinados, clientes, proveedores, sindicatos, etc. Tratar de lograr la cooperación de los distintos grupos es una tarea infinitamente más difícil que extraer dinero de los negocios”.

En general, la palabra poder no tiene una buena reputación porque se le asocia con jefes dominantes y subordinados que sacan la vuelta. Sin embargo, como cualquier fuerza, depende del uso que se le de, lo que hace la diferencia. También puede verse como una señal de eficacia personal, como la habilidad de movilizar recursos para lograr metas.

No existe nada más desmoralizante que creer que se cuenta con una idea nueva y creativa para resolver un problema y chocarse con una barrera por parte de la organización. Ello ocurre a muchos jóvenes profesionales cuando se incorporan a una empresa. Ellos deben aprender a ganar poder e influencia al interior de su organización para poder concretar sus ideas. De lo contrario, buscan nuevos horizontes.





Nureya Abarca

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor