Seguridad en la construcción: ¡Importa lo laboral y lo industrial!

Seguridad construccion laboral industrial ok web

Toda obra de construcción debe considerar ambos enfoques, el laboral y el industrial, cuando se piensa en la seguridad.

La construcción es una actividad expuesta a riesgos laborales, singularidad que se deriva principalmente del trabajo en terreno, de la movilidad, temporalidad y participación de terceros en los procesos; que hacen que esta actividad deba tener una consideración especial en el ámbito de prevención de accidentes.

Toda empresa debe preocuparse y ocuparse por la seguridad en sus actividades por diversos motivos. Principalmente de asegurar a sus trabajadores las condiciones laborales sin riesgo para su integridad. Además, es rentable para la empresa no tener accidentes (el mandato legal obliga a preocuparse de este importante tema), y por último, hay que cuidar la imagen de la empresa.

La seguridad industrial es un proceso que se ocupa de que todo trabajo sea realizado sin causar daño o lesiones a las personas que los ejecutan y sin dañar o destruir los equipos, herramientas, materiales, obras, ni afectar las áreas de trabajo.

Desde el punto de vista de seguridad industrial, accidente es un hecho imprevisto, no intencional, indeseable y normalmente evitable, que interfiere en el proceso normal de trabajo, y que arroja como consecuencia al menos uno de los siguientes problemas:

• Lesiones a las personas
• Daños a los materiales
• Daños a los equipos
• Daños a la propiedad
• Interrupción del proceso productivo, con pérdida de tiempo

En Chile, la Ley N°16.744, que establece normas sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, entiende por “Accidente del trabajo a toda lesión que una persona sufra a causa o con ocasión del trabajo, y que le produzca incapacidad o muerte”. Desde el punto de vista legal, accidente y lesión son dos conceptos inseparables, resumiéndose esto en el criterio compensatorio de la ley.

Sin embargo, existe una marcada diferencia del concepto de accidente desde el enfoque legal, cuya finalidad es indemnizar al accidentado, y desde el enfoque de seguridad industrial, que trabaja el concepto moderno de seguridad, como un deber moral y obligación ineludible de todas las personas que participan en los procesos, que busca evitar que estos hechos imprevistos ocurran.

Prevenir, prevenir, prevenir

Para lograr esto último, la seguridad industrial se apoya en la prevención de accidentes, cuyo objetivo es la prevención y corrección de las condiciones, actos y circunstancias que puedan contribuir a la generación de un accidente. Todo ello mediante el control de la ejecución de las labores de los trabajadores, del funcionamiento y operación de equipos y materiales y del medio ambiente de trabajo.

Es obvio que para prevenir de mejor forma un accidente debemos conocer las causas que lo originan. Es decir, conocer los hechos o circunstancias que se presentan y lo desencadenan.

Por una parte, están las causas que derivan de factores humanos, constituidos por las personas que realizan el trabajo y el modo en que lo realizan. Y por otra, están las causas que derivan de factores ambientales, asociados al área de trabajo (como materiales, equipos, herramientas y condiciones bajo las cuales el trabajo es realizado).

A raíz de lo anterior, se define:
1) Acción insegura: Cuando sea la participación de una persona la causa del accidente. Por ejemplo, no utilizar elementos de protección personal, usar indebidamente herramientas y equipos, trabajar en estado de intemperancia, quitar las protecciones de las máquinas, entre otras.

2) Condición insegura: Cuando un elemento existente en el ambiente de trabajo es la causal del riesgo. Por ejemplo, engranajes descubiertos, alumbrado deficiente, cables eléctricos sin aislación, herramientas en mal estado, entre otras.

La experiencia enseña que los accidentes no tienen una única causa, sino que son el resultado de una cadena de circunstancias o eventos. Entonces, si uno de los eventos puede evitarse o reducir su efecto, el resultado final podría ser distinto.

Les quisiera dejar una inquietud, ¿qué métodos para la prevención de accidentes, utilizando el concepto moderno de seguridad podemos aplicar a la industria de la construcción?

Revisa aquí una reciente experiencia de la Cámara Chilena de la Construcción, CChC, el Día de la Reflexión por la Seguridad, en que participaron 1.327 empresas, incluyendo sus trabajadores. Con guías para abrir la conversación.

Este artículo contó con la colaboración del Gabriel Azúa.

Lee aquí sobre el curso online “Gestión de la Construcción” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor