Resiliencia: El mejor aliado contra la adversidad

Escrito por : Nureya Abarca
resiliencia adversidad web ok-min

La resiliencia se encuentra muy relacionada a un componente de la inteligencia emocional, la propia motivación.

Los líderes exitosos se destacan por su perseverancia y por su alta motivación de logro. Están llenos de energía y se sienten apasionados por su trabajo. En general, consideran que lo que hacen tiene mucho sentido y creen en lo que están empeñados en lograr. Más aún, frente a las dificultades se muestran capaces de salir fortalecidos y muchas veces se reinventan a sí mismos para superar las crisis. Los que tienen éxito aceptan sus responsabilidades, admiten sus faltas y errores y se ocupan de solucionar los problemas, sin obsesionarse con el fracaso.

Esto nos muestra la capacidad de resiliencia del líder, característica que se encuentra muy relacionada a un componente de la inteligencia emocional, la propia motivación. Esta tiene que ver con ser capaz de ordenar las emociones en pro de un objetivo, con empuje, iniciativa, afán de éxito y adaptabilidad.

La resiliencia

¿Cómo logran salir adelante las personas después de situaciones difíciles que cambian sus vidas? La muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, las enfermedades serias, los ataques terroristas y otros eventos traumáticos son algunos ejemplos de situaciones límites que ocurren en la vida. Muchas personas reaccionan frente a estas situaciones con un torrente de emociones fuertes, con estrés y angustia frente a la incertidumbre.

Sin embargo, en general las personas logran adaptarse a estas situaciones críticas de la vida y a las continuas condiciones de estrés. ¿Qué les permite hacerlo? La respuesta es resiliencia, un proceso psicológico que toma tiempo y esfuerzo y que implica una serie de pasos.

El término se refiere a la capacidad para adaptarse bien a situaciones adversas, traumas, tragedias, amenazas o situaciones de estrés en la familia o relaciones cercanas, a problemas de salud serios, o al estrés laboral o financiero. Significa ser capaz de “rebotar” a partir de estas experiencias difíciles.

Las investigaciones han demostrado que la resiliencia es ordinaria y no extraordinaria. Las personas frecuentemente demostramos resiliencia.
No es un rasgo de personalidad que algunas personas tienen o no tienen. Más bien, incluye un repertorio de conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidos y desarrollados por cualquiera de nosotros.

La mayoría de los investigadores coinciden en que entre los ámbitos a desarrollar para contribuir a fomentar la resiliencia, se destacan las redes de apoyo informales (parientes, amigos, maestros), la capacidad de encontrarle algún sentido a la vida, el desarrollo del sentido del humor y por sobre todo, la aceptación incondicional del niño al menos por una persona significativa.

Estrategias

En un estudio de Wolin & Wolin (1993) se observó que las primeras manifestaciones de la resiliencia empiezan en la niñez y continúan en la adolescencia. Por ejemplo, un niño sometido a un ambiente familiar infeliz u hostil puede usar una estrategia de migración a casas de amigos donde se le acoge y encuentra afecto y aceptación. Esta estrategia le permite poner distancia con los problemas de su familia, demostrando la característica de independencia presente en la resiliencia.

Generalmente las personas resilientes reconocen cuando surgen los problemas y cuando se necesita ayuda. Están motivados para salir adelante en la búsqueda de soluciones y pueden establecer relaciones de colaboración y confianza.

Cambiar algunos aspectos de la situación en que una persona se encuentra es una estrategia tanto cognitiva como conductual, ya que implica pensar y actuar en forma diferente. Uno cree que no se puede hacer nada para cambiar la forma de enfrentar los problemas, pero en realidad podemos cambiar nuestro repertorio conductual hacia conductas más sanas que produzcan menos estrés. En esto juega un papel muy importante el grado en que los individuos crean que sus conductas influyen sobre lo que les sucede.

En lo que se refiere al aprendizaje de la resiliencia en relación con la inteligencia emocional es muy importante destacar el papel que tienen las aptitudes sociales y aptitudes resolutivas, que permiten la sensación de tener cierto control sobre la propia vida, así como un cierto grado de eficacia personal.

Les dejo una pregunta para reflexionar y comentar:

¿Qué atenta más contra la resiliencia: ¿una vida demasiado regalada o una con demasiadas privaciones?

Lee aquí sobre el curso online “Inteligencia Emocional” de Clase Ejecutiva UC.

 





Nureya Abarca
Artículos más recientes del autor