¿Quién es un mejor líder, el querido o el temido?

lider querido o temido

El lograr que las cosas ocurran en una organización requiere que el líder deliberadamente genere las oportunidades.

¿Líder querido o temido? A lo largo de la historia han existido muchas situaciones en las que los individuos y/o grupos han usado el miedo para manejar a las masas y proclamarse gobernantes. Esto ocurrió, por ejemplo, con Hitler en la Alemania nazi o lo que ocurre en la actualidad con Kim Jong-un en Corea del Norte.

Ellos, a pesar de sus diferencias han usado tácticas de miedo y opresión con el objeto de lograr el control de sus naciones y han forzado a las personas a hacer lo que ellos quieren.

Otros líderes como Ghandi con su movimiento por la paz en India, o Mandela en Sudáfrica, fueron amados por su gente y guiaron a sus naciones a la felicidad y prosperidad.

Cuál es más efectivo

Estos dos métodos de gobernar son totalmente opuestos. Lo que sí está claro, es que aquellos líderes que son queridos, son capaces de transmitir sus ideales y lograr sus propósitos en forma más efectiva. Al ser queridos, respetados y admirados, se logra tener una relación positiva entre las personas y el líder.

Por el contrario, un líder que es temido, no logra tener una relación real con las personas que dirige. Ellas solo obedecen las reglas y leyes, a consecuencia del miedo, pero no porque piensen que son justas.

Hay muchos ejemplos de cómo el liderar por el miedo puede ser contraproducente y cómo el liderar por el afecto es definitivamente más efectivo. Las culturas basadas en el miedo promueven un pensamiento de corto plazo, generan represalias y ponen el foco en eliminar las amenazas en lugar de centrarse en trabajar juntos.

Si Ud. es un líder que saca frecuentemente a relucir su autoridad para motivar a su equipo, puede que obtenga resultados inmediatos, pero ¿a qué costo?

Lograr que las cosas ocurran en la organización

Lao Tzu, 2.500 años atrás postuló que el mejor líder era aquel que ayudaba a las personas de tal forma que eventualmente no lo necesitaban. Luego le seguía el líder que era querido y admirado. Al final de la lista estaba el líder que era temido, pero peor aún es aquel líder que permite que los demás lo lleven de un lado para otro… este no puede ser considerado un líder.

El lograr que las cosas ocurran en una organización requiere que el líder deliberada y conscientemente genere las oportunidades. Ello,  basado en lo que las personas sienten —no dirigiendo la forma en que actúan, sino que creando las condiciones en las cuales ellas mismas pueden usar su propia energía y capacidades para alcanzar las metas.

Los líderes necesitan dirigir la energía de las personas para prosperar no solo para sobrevivir. Esta es claramente la tarea de un líder que es coach.

¿Qué tipo de líder es Ud.? ¿De qué forma puede desarrollar a su equipo, de forma que no lo necesiten?





Nureya Abarca
Artículos más recientes del autor