¿Qué es la agilidad en la gestión?

agilidad en la gestión, agilidad

Revisa las características y aportes de la agilidad en la gestión, un enfoque indispensable para un entorno cambiante. 

Veamos a continuación cómo el concepto de agilidad se ha ido incorporando en las empresas y de qué manera podríamos hacer uso de este en el campo de la estrategia.

La agilidad desarrolla y aplica en las organizaciones la capacidad de ser flexibles y dinámicos.

Originalmente se instaló en el desarrollo de software y mejora de procesos en los años 90, pero ahora abarca más ampliamente la capacidad de una organización para responder, adaptarse rápidamente y prosperar en el entorno cambiante.

Características de la agilidad en la gestión

Los atributos presentes en la agilidad son:

1. Capacidad de adaptación

Dado que las organizaciones son sistemas adaptativos complejos, como los organismos vivos, se adecuan a su contexto o mueren. La teoría de la evolución nos enseña que los organismos naturalmente cambian y se adaptan a sus entornos todo el tiempo, a menudo de manera infinitesimal. Ellos experimentan, aprenden lo que funciona, encuentran fuentes de alimento y contextos adecuados en que crecer. Los que no se adaptan no sobreviven.

2. Capacidad para gestionar el cambio

Según la teoría de evolución es razonable suponer que sólo las organizaciones “más adecuadas”, las que pueden responder y aprender de eventos externos y adaptarse rápidamente a sus ecosistemas – sobrevivirán y prosperarán en el futuro. Charles Darwin dijo que: “No es el más fuerte o el más inteligente que sobrevivirá, pero los que pueden gestionar mejor el cambio”.

3. Velocidad

Dado el rápido ritmo de desarrollo tecnológico y el crecimiento de la competencia mundial, agilidad es también la capacidad de moverse rápida, decisivamente, y con eficacia en la anticipación. Es esencial elegir rápidamente lo que importa y actuar en consecuencia. Decisión rápida y ejecución ágil son, por lo tanto, la definición de atributos relevantes de un negocio ágil.

Agilidad en la gestión: innovar y centrarse en el cliente

4. Innovación

Además de encapsular la capacidad de adaptarse y prosperar en entornos que cambian rápidamente, agilidad también se define como la capacidad de generar los productos adecuados en el lugar y precio adecuado. A través de la tecnología, las posibilidades de innovación y las nuevas oportunidades de negocio parecen interminables.

5. Centrarse en el cliente

Esta era inició de hecho el cambio del poder del vendedor al comprador. Ahora las cosas han cambiado. Las maneras de ser ágil y de generar ventaja competitiva que existían en el pasado, como el contar con plantas, sucursales, canales de distribución, tecnologías de información, acceso a mercados globales, han dejado de ser fuentes sostenibles en el largo plazo.

En la actualidad, la única fuente de ventaja competitiva sostenible en el tiempo, la única ventaja que incluso puede sobrevivir a las disrupciones tecnológicas es tener una verdadera obsesión por el cliente. De ahí entonces que hablar hoy de estrategia y de agilidad sin colocar al cliente al centro del análisis es como no hablar de estrategia.

 

Actualízate con el curso sobre estrategia ágil (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor