¿Qué dice el balance general de la empresa? – Parte III, pasivos y patrimonio

Tanto los pasivos como el patrimonio son usados por la empresa para financiar sus activos. Veamos el balance general.

En un artículo anterior vimos que el lado izquierdo del balance general muestra los activos de la empresa. El lado derecho está constituido por los pasivos y el patrimonio.

Los pasivos son obligaciones con acreedores, proveedores, empleados, etc.

El patrimonio por su parte, es la diferencia entre activos y pasivos, constituido principalmente por el aporte de los dueños y por los resultados acumulados mantenidos dentro de la compañía.

Tanto los pasivos como el patrimonio son usados por la empresa para financiar los activos del lado izquierdo. De forma general, podemos describir las principales cuentas de pasivos y patrimonio de una empresa como ilustra la tabla.

Tabla 1: Pasivos y Patrimonio
PASIVOS Y PATRIMONIOCANTIDAD
PASIVOS CORRIENTES
Cuentas por pagar (1)L
Deuda financiera corriente (2)M
Impuestos por pagar (3)N
Total pasivo corrientes (4)L + M + N = O
PASIVOS NO CORRIENTES
Deuda financiera de largo plazo (5)P
Impuestos diferidos de largo plazo (6)Q
Otros pasivos no corrientes (7)R
Total pasivos no corrientes (8)P + Q + R = S
PATRIMONIO
Capital (9)T
Resultado del ejercicio (10)U
Utilidades retenidas (11)V
Total patrimonio (12)T + U + V = W
TOTAL DE PASIVOS Y PATRIMONIO (13)O + S + W = X

 

 

Pasivos, las obligaciones a terceros

Dentro de los pasivos corrientes (4) se agrupan todas las cuentas de pasivos que deben ser pagadas dentro de un año.

Las cuentas por pagar (1) son cuentas que la empresa debe a otras compañías o personas y que deben ser pagadas en el corto plazo.

Cuando una compañía recibe un insumo, puede pagar con efectivo o a plazo. En este último caso, contabilizándolo como una cuenta por pagar. En contraste, la empresa a la que se le adeuda el pago registrará en su balance una cuenta por cobrar.

Los impuestos por pagar (3) se originan cuando una empresa vende un producto, obtiene una utilidad, y debe entregar un porcentaje al fisco. Los impuestos por pagar son aquellos que la compañía debe al fisco, pero que todavía no se han pagado. Cuando estos impuestos provengan de períodos anteriores, se clasificarán como impuestos diferidos de corto o largo plazo, dependiendo de cuándo se espera que se concrete el pago.

La deuda financiera corriente (2) y la deuda de largo plazo (5) corresponden a obligaciones financieras con horizontes menores y mayores a un año, respectivamente.

En estas categorías se encuentran, por ejemplo, créditos bancarios de corto y largo plazo, préstamos por parte de terceros, etc. En general se originan como deuda cuyo plazo inicial es mayor a un año y se va contabilizando como pasivo corriente la porción de esta cuyo plazo remanente al vencimiento es menor a un año.

El patrimonio, la parte de los dueños

El patrimonio (12) incluye las obligaciones económicas de la empresa con sus propios dueños o accionistas.

El patrimonio representa el valor contable atribuible a los dueños de la empresa, ya sea por sus aportes de capital (9) a la empresa, los resultados del ejercicio (10) actual o bien por la retención de utilidades de ejercicios anteriores, que han sido reinvertidos en la empresa y se contabilizan bajo la cuenta utilidades retenidas (11).

De esta forma, el patrimonio de la compañía puede aumentar cuando (i) la empresa genera utilidades o cuando (ii) vende nuevas acciones a los inversionistas, incrementando el capital almacenado.

Les dejamos una pregunta para comentar: Si Ud. fuera el gerente de finanzas de su empresa, ¿cómo decidiría cuánto pasivo y cuánto patrimonio tener para financiar sus activos?

 

 

 





Artículos más recientes del autor