Punto de inflexión en las organizaciones: ¿Estamos preparados para una próxima crisis?

punto de inflexion, diplomados UC online

Según Grove, “un punto de inflexión ocurre cuando los supuestos que uno tenía de la empresa cambian completamente y se generan nuevos”. Lee sobre cómo anticiparse.

Claramente lo que estamos viviendo en estos momentos, con esta pandemia, es un punto de inflexión y muchos nos hacemos al menos tres preguntas: ¿Cómo nadie se dio cuenta de que venía algo así?, y si alguien se dio cuenta, ¿cómo no se hizo algo?; ¿es posible detectar puntos de inflexión en el ámbito de las organizaciones y cómo?

Punto de inflexión: principales cuestionamientos

A continuación, analicemos pregunta por pregunta.

1. ¿Cómo nadie se dio cuenta de que venía algo así?

Muchos plantean que nadie pensó o se imaginó siquiera que algo así podía venir. Sin embargo, yo al menos sé de uno: Bill Gates, fundador de Microsoft.

En su charla TED de 2015, nos advierte que el gran riesgo que corría la humanidad no era una guerra, sino un virus infeccioso. (Si áun no la han visto, más abajo el video, con subtítulos en español).

2. Si alguien se dio cuenta, ¿cómo no se hizo algo?

Algo se hizo, pero no mucho. Por de pronto, el mismo Bill Gates se preocupó del tema en su fundación Wellcome Trust. Pero, evidentemente no fue suficiente. Muchos no escucharon el llamado de Gates a invertir, hacer simulaciones, a experimentar con posibles vacunas, entre otros aspectos.

¿Por qué será?, se pregunta uno. Mi explicación es que los líderes de las organizaciones del mundo están demasiado preocupados del día a día y del mundo que rodea a sus empresas.

No sé si saben, pero Bill Gates lee cincuenta libros al año, y lo interesante es que suele leer más sobre física, biología, astronomía, historia y sociedad, entre otros temas, que de lo que está relacionado sobre su negocio.

Andy Grove, quien fuera CEO de Intel, en su gran libro Only the paranoid survive: How to exploit the crisis points that challenge every company, dice que la nieve se derrite primero en la periferia. Lo que quiere decir es que deberíamos aprender primero sobre lo que acontece en la periferia de nuestro negocio. Es ahí donde están los ruidos y las señales de lo que viene.

El mirar ángulos totalmente diferentes nos provee de ideas que no obtendré de mi ámbito habitual. Gary Hamel, otro gran gurú de la estrategia, profesor del London Business School, dice que si alguien quiere innovar o hacer algo disruptivo, no debiera ir al típico congreso anual de su industria, donde van todos sus colegas. Lo único que conseguirá ahí son mejores ideas de lo mismo.

3. ¿Es posible detectar puntos de inflexión en el ámbito de las organizaciones?

Quizás deberíamos partir respondiendo esta pregunta: ¿Qué es un punto de inflexión? Andy Grove, en el mismo libro mencionado señala: “Un punto de inflexión ocurre cuando los supuestos que uno tenía de la empresa cambian completamente y se generan nuevos”.

¿Qué hacer ante un punto de inflexión?

Y aquí ocurren dos posibilidades. Si uno detecta el punto de inflexión con anticipación podría aprovecharlo y convertirlo en realidad. Por el contrario, si no lo hace, las consecuencias pueden ser devastadoras para la empresa.

A modo de ejemplo, recordemos el caso Blockbuster versus Netflix. Mientras el primero no vio el punto de inflexión, el segundo sí. Hasta el momento todo parece bastante simple. Sin embargo, como suele ser siempre, falta el cómo.

¿Cómo hacemos para detectar esas señales, esos puntos de inflexión? Por suerte, a pesar de lo que uno pensaría, los puntos de inflexión no ocurren simplemente de la noche a la mañana, ni salen de la nada.

Por el contrario, no solo no ocurre esto, sino que, en la mayoría de los casos, alguien, en alguna parte, detecta esas señales y actúa antes de que sea tarde. Por ejemplo, muchos creen que la Cuarta Revolución Industrial llegó de la noche a la mañana. Sin embargo, esta se viene gestando desde hace muchos años. La llamada Tercera Revolución Industrial, de hecho, fue un claro anticipo de lo que hoy vivimos en la Cuarta. Era bastante evidente, producto de la Ley de Moore y la fuerte caída en los precios de las tecnologías de información, que estas se iban a masificar.

¿Y por qué no lo vimos venir? Algunos lo vieron, otros no. Otros lo vieron pero no lo quisieron incorporar, por ignorancia, por dudar, por adversidad al riesgo, por no querer invertir ni experimentar, por estar demasiado ocupado en el día a día sin mirar más allá. Hoy, en el medio de esta pandemia, ¿hay alguien que todavía dude que la transformación digital de las empresas es una realidad?

Indicadores causales

A propósito de lo que somos capaces de detectar a tiempo, las organizaciones deben poner atención a los grandes olvidados: los indicadores de causa o causales.

De poco sirve tener indicadores de resultados (generalmente financieros), ya que en el minuto que los recibimos, ya no hay mucho que hacer, sino lamentarnos.

Entonces, ¿qué son los indicadores causales? Son aquellos indicadores proactivos (leading), que miran el futuro, que son inductores de los resultados, que nos entregan alertas tempranas. (Lee un artículo sobre indicadores causales)

 

 

Actualízate con el curso sobre control de gestión (online) de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor