Proyectos de infraestructura pública: ¿Cómo evitar sobrecostos y atrasos?

proyectos, sobrecostos construcción, diplomados Uc online

El 74% de los proyectos de infraestructura pública en Chile presentan sobrecostos. Una solución podría ser cambiar la forma de gestionarlos.

 

La coautora de este artículo es María Calahorra Jiménez, Ph. D. U. Católica de Chile y University of Colorado Boulder, Estados Unidos.

 

Tradicionalmente, los proyectos públicos de infraestructura vial se desarrollan a través de la fórmula Diseño – Licitación – Construcción (más conocida por su nomenclatura en inglés Design – Bid – Build), donde las fases de diseño y construcción son totalmente independientes.

Sin embargo, se ha demostrado que esta forma de gestión de proyectos conlleva mayores sobrecostos e incrementos de plazo que otros sistemas de gestión más integradas. Esto se debe a que, fundamentalmente, el sistema Diseño – Licitación – Construcción genera fragmentación del proceso, establece silos de conocimiento y potencia el esfuerzo unilateral de las partes involucradas (AIA 2007).

Chile continúa con este sistema tradicional en el desarrollo de proyectos viales y los resultados corroboran la tendencia indicada con 74% de estos proyectos experimentando sobrecostos (MOP Chile 2016).

Por este motivo, investigaciones recientes (de los autores de este artículo) han buscado identificar los motivos que generan sobrecostos en proyectos Diseño – Licitación – Construcción y analizarlos bajo una perspectiva más integrada, como la que ofrecen otros sistemas de contratación como Integrated / Lean Project Delivery o Diseño – Construcción (más conocido por su nomenclatura en inglés Design – Build).

Esto, con el objeto de orientar en la posible evolución de las formas de contratar proyectos públicos en Chile y lograr procesos de diseño y construcción más efectivos.

Proyectos: 4 causas de sobrecostos

Estas investigaciones han identificado cuatro principales motivos generadores de sobrecostos en proyectos viales:

1. Errores y omisiones en los documentos de diseño.

2. Falta de competencia de los equipos de diseño y de construcción.

3. Inefectiva transferencia de información en la fase de licitación.

4. Excesivo tiempo transcurrido entre la fase de diseño y la fase de construcción.

¿Cómo reducir sobrecostos y atrasos en proyectos?

Tomando como base estos cuatro motivos y a la luz de sistemas más integrados cabría diferenciar dos líneas de actuación que afectarían, por un lado, a las fases de diseño y construcción y, por otro lado, a la fase de licitación.

1. Diseño y construcción más integradas

La integración del diseño y la construcción permite minimizar los motivos que generan sobrecostos en dos sentidos.

Por un lado, la colaboración de diseñadores y constructores facilita la constructabilidad y la optimización del diseño. Por otro lado, el tiempo que transcurre entre las fases se minimiza, lo que conlleva a eliminar problemas en construcción asociados a la falta de actualización del diseño.

La colaboración de diseñadores y constructores tiene especial relevancia porque cualquier problema constructivo abordado en la fase de diseño evita incrementos de costo sustanciales en los que se hubiera incurrido si este mismo problema es detectado en la fase de construcción.

Este efecto queda claramente representado por la curva de influencia en el costo que muestra la figura 1.

proyectos curva de influencia en el costo

En la fase de diseño es posible asumir cambios en cálculos, planos y especificaciones a un costo reducido en comparación con el sobrecosto que supondrían en la fase de construcción.

Por este motivo, integrar el conocimiento de los principales actores del diseño y la construcción potencia la elaboración de diseños con menores errores y omisiones y, por tanto, con menores sobrecostos en construcción.

Ejemplos de proyectos que integran diseño y construcción

Actualmente existen ejemplos de aplicación de este concepto, como los Departamentos de Transporte en Estados Unidos, que lo han adoptado con la implementación del sistema Diseño – Construcción.

El uso de este sistema en proyectos viales se encuentra en continuo crecimiento debido a sus múltiples beneficios. Por ejemplo, obtener menos sobrecostos en construcción, mejor calidad en el proyecto en su conjunto y una mayor innovación en el diseño (DBIA 2014).

En Chile, la administración pública podría inspirarse en estas experiencias y comenzar con pequeños cambios que favorezcan una mayor cultura de colaboración, así como la inclusión del conocimiento de construcción en la fase de diseño.

2. Fase de licitación más efectiva para todas las partes

Lograr que la fase de licitación sea una oportunidad para intercambiar información de forma efectiva —entre la administración pública y las empresas licitantes— ayudaría a minimizar los otros dos motivos de sobrecosto identificados anteriormente.

Por un lado, la falta de competencia de los equipos de diseño y de construcción y, por otro lado, la inefectiva transferencia de información.

Si la licitación considerara criterios de evaluación formulados con base en los objetivos del proyecto, y no solo en el costo, permitiría seleccionar mejores equipos para desarrollar el trabajo.

Es decir, se debería evaluar en los equipos licitantes aquellas características y capacidades que sean realmente relevantes para poder cumplir los objetivos del proyecto. La licitación basada solo en el costo, aunque a priori ofrece la sensación de ahorro, es generalmente el origen de sobrecostos al final de los proyectos.

Comunicación efectiva en los licitación de los proyectos

Por otro lado, el establecer varias instancias de comunicación efectiva entre la administración pública y las empresas licitantes durante el proceso de licitación favorece en dos sentidos.

1. La administración pública obtiene mayor conocimiento de las empresas.

2. Las empresas pueden conocer mejor los requerimientos de la administración y en base a ello preparar ofertas más óptimas.

Es decir, a través de una mejor comunicación se pueden reducir riesgos asociados a la falta de conocimiento que repercuten en ofertas más costosas.

Algunos ejemplos de instancias de comunicación pueden ser:

1. Presentaciones técnicas sobre el proyecto a licitar.

2. Posibilidad de revisar las bases de licitación por parte de las empresas antes de que se emita el documento oficial.

3. Reuniones no confidenciales entre la administración y las empresas licitantes.

Estos ejemplos se usan actualmente en las licitaciones de proyectos viales desarrollados con el sistema Diseño – Construcción en Estados Unidos. Ofrecen buenos resultados en el desempeño de proyectos viales.

 

Este artículo se basa en otro originalmente publicado en la página de Clase Ejecutiva UC del diario El Mercurio, en 2020. Descarga el PDF aquí, luego de completar unos datos.

 

Actualízate con el curso sobre administración de proyectos (online) de Clase Ejecutiva UC. 

 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor