Nuevos mindsets: ¿cómo desarrollarlos?

mindsets

Necesitamos nuevos mindsets que sean congruentes con la realidad que nos está tocando vivir. Ni la estrategia y el control, ni el mindset de valoración de la diversidad alcanzan por sí solos.

Mucho se está hablando de los nuevos contextos que están enfrentando las organizaciones y sociedades. Nuevos contextos que han puesto en jaque las tradicionales formas de abordar las diferentes problemáticas y la búsqueda de resultados.

Si lo miramos adaptativamente, cuando los contextos cambian, se ven tensionadas nuestras capacidades para lidiar con esos contextos. Y va a haber, durante un buen tiempo, la intención de seguir usando las formas ya aprendidas que han sido efectivas con anterioridad.

Esa tensión adaptativa (querer abordar algo nuevo con las mismas lógicas del ayer) no siempre da resultados. Sobre todo cuando los cambios que se enfrentan tienen que ver con una nueva estructura de complejidad social, política, organizacional y personal.

Nuevos mindsets

Es ahí donde aparece la pregunta y el desafío de ¿cómo habilitamos nuevos mindsets que sean congruentes con la realidad que nos está tocando vivir?

Tenemos como humanidad un recorrido generando formas de resolver, lo que ha desarrollado mindsets que han sido funcionales a ese recorrido.

Así, nuestra capacidad de seguir instrucciones ordenadamente y buscar que por medio del orden se generen los resultados, junto con nuestra capacidad de mirar estratégicamente las problemáticas de forma de encontrar la mejor forma de llegar a esos resultados, han sido la base de los mindsets que nos han permitido llegar hasta acá como humanidad.

El control y la estrategia son y han sido útiles, pero son insuficientes para una sociedad donde las sensibilidades son cada vez mayores, la diversidad cada vez más granular y las demandas de reconocimiento, participación e inclusión crecen día a día.

Ahí hay un choque gigante. ¿Cómo se mantiene el orden frente a tal diversidad de valoraciones y formas de ver el mundo?, ¿cómo coordinamos efectivamente si cada persona es un universo por descifrar que tiene valoraciones, creencias e identidades que le son propias como ser único?

La lógica de control y estrategia no es capaz de abordar este fenómeno, ni tampoco lo es el nuevo mindset valorador de la diversidad, ya que para efectos de gestión puede dificultar la agilidad en la búsqueda de resultados.

Mindset integrador

El gran desafío es permitir un mindset bastante más cercano a la innovación. Que esté dispuesto a iterar e ir aprendiendo en el recorrido, teniendo claro el propósito más que el objetivo, ya que algo que nos ha mostrado este nuevo tiempo es que los objetivos se van moviendo frente a cambios tan grandes en los contextos.

Este mindset será el que pueda integrar en una forma de gestión la estructura de orden, la estratégica y la sensible a la diversidad, complejizando la ecuación para la obtención de resultados, pero al mismo tiempo haciéndola más sostenible, orgánica y adaptativa.

Cómo desarrollar este nuevo mindset

Para eso, tres grandes pistas:

1. Permitir la autonomía y la autogestión

Es la hora de distribuir y descentralizar el poder de forma de mejorar la capacidad de acción frente a los cambios y tener múltiples posibilidades de respuesta según los contextos respectivos. Esto es un gran desafío para el mindset ordenador.

2. Valorar y propiciar nuevas culturas

Valorar y propiciar nuevas culturas disponibles al aprendizaje, el error y la iteración, permitiendo que las respuestas localizadas vayan generando empíricamente nuevos aprendizajes y formas de resolver. Gran desafío para el mindset estratégico que muchas veces sobreconfía en el diseño por sobre la realidad.

3. Equilibrar mindset sensible y propósito central

Reconocer y capturar el valor de la diversidad en los procesos, pero no como un fin en sí mismo. La actual sensibilidad frente a la diversidad puede ser generadora de mucho valor, pero no puede estar descalzada del propósito central. Gran desafío para el mindset sensible que muchas veces pierde de vista el resultado buscado por el bienestar de las personas.

El gran salto es un mindset integrador que comience a mirar las cosas ocupando más el “y” que el “o”. Más complejo, pero definitivamente con mayores posibilidades de sobrevivir y adaptarse a los cambios.

 

Actualízate con el curso sobre evolución organizacional (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor