Motivación y gestión de personas

habilidades sociale,s relaciones interpersonales, inteligencia emocional, curso de inteligencia emocional

Un gerente rudo solo obtiene buenos resultados a corto plazo, pues afecta la motivación y la gestión de las personas.

“Uno no se interesa en una persona por lo que ella sea, sino por lo que le haga sentir a uno” —observa Irwin Federman, antiguo presidente de Monolithic Memories—. “Sostengo que en igualdad de circunstancias, trabajamos más y más eficientemente para una persona que nos gusta. Y nos gusta en proporción directa a cómo nos haga sentir”. Viendo la otra cara de la moneda, Will Schultz, profesor de Harvard, dice: “Mis relaciones con otros dependen en gran parte de cómo me sienta yo acerca de mí mismo”.

Investigadores del Centro de Liderazgo Creativo han descubierto que la “insensibilidad hacia los demás” es la razón que más se cita para explicar el fracaso de ejecutivos y líderes. Los estudios muestran que la capacidad de extender empatía —de entender el punto de vista ajeno— es la diferencia más pronunciada entre los que triunfan y los que fracasan.

Costos del trato rudo

A pesar de esto, muchos gerentes motivan a las personas que dirigen a través del miedo y el trato rudo. El problema con ser solo duro, cuando se hostiga y acosa a las personas, tiene al menos tres costos. El primero es el efecto a largo plazo, cuando las personas no quieren trabajar con uno y solo lo hacen por obligación y si pudieran se irían, se tiene un problema serio de retención. Y si no puede retener a las personas va a tener un problema de sustentabilidad.

Este es un costo visible, pero hay otros menos evidentes, tales como la calidad y el compromiso. Si las personas no están felices, no se comprometerán, y si no se comprometen, la calidad disminuirá. Esto puede verse reflejado por ejemplo en el servicio al cliente. Si no están contentos no los tratarán bien y es posible que sufra la pérdida de ellos.

El tercer costo es aun menos visible y tiene su impacto en las empresas que se basan en la creatividad. Si los gerentes solo tratan en forma dura a sus empleados, estos no aportarán su creatividad para resolver problemas. Es cierto que pueden obtener resultados, buenos números, pero esto es una ganancia solo a corto plazo.

En síntesis, el mayor costo si se tiene a gerentes que solo saben motivar con el garrote es que su empresa no va a poder ir de buena a excelente, siempre será promedio.

Te sugerimos este artículo sobre la motivación como motor del cambio en las personas: Cambio y motivación.

Actualízate con el curso sobre inteligencia emocional online de Clase Ejecutiva UC.





Nureya Abarca
Artículos más recientes del autor