Minería del cobre: La oportunidad es aquí y ahora

Mineria del cobre

Es el momento de empujar nuevas inversiones en la minería del cobre. La información disponible dice que sí habrá alta demanda por el metal rojo.

Resulta sorprendente leer en El Mercurio una crónica del Wall Street Journal que dice: “La reciente baja en los precios del cobre amenaza con limitar la inversión en nuevas minas, una tendencia que analistas y ejecutivos de la industria dicen que podría llevar en los próximos años a una escasez considerable de un material que es crítico para proyectos de manufactura y energía renovable”. (Lee aquí)

Cómo es la cosa… ¿habrá o no demanda para el cobre en el futuro? Si se pronostica escasez de cobre… ¿los precios futuros serán bajos o más bien altos? Si se invierte hoy en nuevas minas o ampliaciones de las existentes… ¿la producción ingresará al mercado ahora o en varios años más?

Responder a estas preguntas y actuar en consecuencia es la tarea de los directorios de las compañías mineras y de la alta administración de las mismas. No se trata de adivinar exactamente el momento en que debiera iniciarse el ciclo de precios hacia arriba para salir a usufructuar de ellos con mayores niveles de producción, eso es imposible. Sin embargo, la toma de decisiones al respecto debe basarse en la mejor estimación acerca de los acontecimientos futuros, a partir de la información disponible.

Al revisar las grandes mega-tendencias de la humanidad podemos estar tranquilos ¡¡¡habrá demanda y mucha para el cobre!!! Las energías renovables y la eficiencia energética, la electromovilidad, el aumento del parque automotor, la conectividad y la digitalización o revolución industrial 4.0 y por último, el aumento de las clases medias y la expansión de los procesos de urbanización, todas ellas son puras buenas noticias.

Segundo, ¿alguien piensa que con inventarios mínimos y demanda creciente, los precios se derrumbarán? Por supuesto que no. Toda la evidencia muestra que el superciclo de precios surgió por el apetito voraz de China en su proceso de urbanización e incorporación al mundo, que la hizo pasar de consumir algo cercano al 4% de la demanda global de cobre a cerca del 50 % en la actualidad.

Y qué decir de la tercera pregunta (¿la producción ingresará al mercado ahora o en varios años más?) Solo recordemos que Chuquicamata subterránea recién inaugurada (ver foto principal de este artículo), cuyo ramp up durará aún algunos años más inició los estudios para su materialización… en el año 2002, para darnos cuenta del larguísimo timing detrás de cualquier proyecto minero relevante.

Decidir ahora sin presiones

Es por ello que el momento para iniciar ampliaciones y/o desarrollar nuevos proyectos es ahora y no cuando se disipen los nubarrones que se ciernen sobre la economía mundial. Es en este momento cuando no tendremos presiones de proveedores y vendors que tratarán de aprovechar los buenos precios y la premura en sacar nueva producción, que fue lo que ocurrió en el superciclo pasado, encareciendo las inversiones a niveles nunca vistos. Y además, no olvidemos el caso de aquellos timoratos que se asustaron en el bajón de 2008 y pararon sus inversiones, y por lo tanto, se quedaron con las ganas de aprovechar los buenos precios que siguieron.

Algo de este comportamiento anticipatorio debe estar detrás de las cifras que muestran el salto que experimentó la inversión minera en el segundo trimestre de este año en Chile para el quinquenio 2019-2023 que subió de US$ 14.467 millones a más US$ 21.000, un ¡¡45%!! superior, según la Corporación de Bienes de Capital, citada por Economía y Negocios de El Mercurio, el 17 de agosto de 2019.

Entonces, a superar el pesimismo y a echarle para adelante con proyectos bien estudiados técnica y económicamente. Que la oportunidad no se nos escape. Ese es el camino correcto.

Lee aquí sobre el curso online “Emprendimiento en la Minería” de Clase Ejecutiva UC.

 





Marcos Lima
Artículos más recientes del autor