Inflación: Un fenómeno que perdurará por varios meses

inflación, inflación en Chile

Lee sobre cómo ha evolucionado la inflación en Chile y acerca de sus causas internacionales y domésticas. Se trataría de un fenómeno transitorio, pero altamente persistente.

El coautor de este artículo es el ingeniero comercial y magíster en Economía de la UC, Alejandro Guin-Po.

Hace nueve meses atrás, a fines de junio del 2021, por este mismo medio nos preguntábamos ¿Se viene la temida inflación? La respuesta fue afirmativa. Veamos que ha pasado desde entonces. El gráfico 1, obtenido de la página web del Banco Central de Chile muestra como la inflación en mayo del 2021 de acuerdo con la variación anual del IPC (índice de precios al consumidor) fue de 3,6% y si le quitamos los elementos más volátiles de la canasta, resulta en 3,4%. (1)

Gráfico 1. Medidas de inflación en Chile

inflación, inflación en Chile

El gráfico además señala, no solamente que la tasa de inflación se disparó a partir de junio de ese año, sino que además ambas medidas se distancian llegando a febrero del 2022 a una diferencia entre 7,8% y 6,5% anual.

De este modo, bienes cuya volatilidad es muy alta, han presentado un crecimiento mayor al promedio; es el caso de los combustibles y la energía en los últimos meses, entre otros.

Inflación: fenómeno internacional

En el artículo al que hacíamos referencia ya se mencionaba que era un fenómeno que estaba empezando en el mundo, específicamente en EE.UU.

En ese país la tasa de inflación alcanzaba al 5% (cuando el promedio de los últimos años se encontraba apenas en torno al 2,0%) mientras que la Zona Euro empezaba a dar tibias indicaciones que la inflación se elevaba, llegando al 2% (gráfico 2), lo que ya eran valores más altos, considerando que era común ver valores menores al 1% en variación anual.

Gráfico 2. Medidas de inflación en EE.UU. y la Zona Euro

medidas inflación en EE.UU. y zona Euro

Posteriormente, ambas tasas se elevaron rápidamente, acortándose las diferencias a dos puntos porcentuales, pero en niveles de 8% y 6%, respectivamente. En ambos casos, estos registros inflacionarios batieron récord de décadas, superando incluso la Gran Crisis Financiera (o Subprime) entre 2007 a 2011.

Tal vez el lector está pensando: “mal de muchos, consuelo de tontos”, que en este caso creemos que no se aplica. La inflación internacional nos interesa por dos motivos::

  1. Entrega información de que algo está pasando en el mundo con los precios, ya que hay muchos bienes y servicios que son de común consumo como los combustibles.
  2. Hay un componente importado de la inflación doméstica, en especial en una economía como la chilena en que las importaciones son del 30% del PIB.

La pandemia afectó fuertemente las cadenas de suministros internacionales empujando los precios al alza, al no existir suficiente oferta de bienes para satisfacer una demanda alimentada por las transferencias que realizaron los gobiernos a las personas, de forma de aliviar los efectos de la epidemia.

Posiblemente este haya sido el elemento más importante, ya que luego de que las restricciones sanitarias comenzaron a ceder, el consumo privado se disparó con mucha fuerza, no así la oferta ni los inventarios.

Componente doméstico de la inflación en Chile

Algo similar ha sucedido en Chile, donde los programas de ayudas estatales, sumado a los retiros de los fondos previsionales, han incrementado el consumo interno, pero la oferta de bienes y servicios no ha conseguido incrementarse de igual manera.

La globalización de las últimas cuatro décadas ha llevado a las empresas a generar las llamadas cadenas de valor, en que parte de los componentes e insumos se producen en otras latitudes y posteriormente se importan para producir el bien final.

La pandemia interrumpió dichas cadenas de valor, dificultando la producción de algunos bienes y generando presión en los precios. Adicionalmente, debido a los confinamientos los sectores nacionales se consumieron sus stocks de inventarios ayudando al alza de precios.

Inflación: se espera que sea persistente

La primera idea es que este es un fenómeno transitorio, en la medida que una vez se normalice la actividad económica, entonces la inflación debería converger a valores tolerables, según lo define el mandato del Banco Central. Sin embargo, el concepto de transitorio es vago y puede significar, 6, 12 o 24 meses.

Si durante todo 2021 las presiones inflacionarias se mantenían altas, la guerra entre Rusia y Ucrania, más las correspondientes sanciones económicas incrementaron las proyecciones de inflación, generando más dudas de que este sea un fenómeno de muy corto plazo.

El efecto sobre el precio de las materias primas se está empezando reflejar en los precios de los bienes finales que los utilizan como insumo como es el caso del trigo y maíz, y por supuesto, el petróleo, involucrado en las cadenas de transporte.

¿Por qué el Banco Central de Chile sube las tasas?

¿Por qué el Banco Central sube tan fuertemente las tasas si la inflación es un fenómeno transitorio? Tal vez la pregunta adecuada es ¿qué puede hacer el Banco Central frente a un shock de la oferta de bienes?

El Banco Central de Chile tiene como mandato la estabilidad de precios, fijándose como meta mantener la tasa de inflación en torno al 3% en un horizonte de dos años, con un rango de tolerancia entre 2% y 4%.

La forma como opera es a través de la tasa de política monetaria para afectar la demanda agregada por bienes, es decir, sobre el consumo y la inversión. No tiene mayor injerencia sobre la oferta agregada de bienes y servicios y por tanto actúa a través de la demanda agregada.

En la situación actual, a medida que la actividad se normaliza y las expectativas de inflación van al alza, el Banco Central tiene la obligación de retirar paulatinamente los estímulos monetarios. Esto es, bajas tasas por un largo período de tiempo; las que en conjunto a los aportes fiscales sostuvieron los aumentos de demanda.

Sin un ajuste fiscal, los esfuerzos del Banco Central requerirán de mucho tiempo antes de materializarse en una tasa de inflación menor.

1 La discusión sobre la diferencia entre ambas medidas de IPC puede encontrarla en el siguiente recuadro del IPOM (Informe de Política Monetaria del Banco Central) del 2019. Allí se explica la medida de IPC sin volátiles. Esta consiste en retirar de la canasta de bienes con que se mide este índice aquellos bienes cuyo precio es excesivamente variable; y se reponderan los bienes en la canasta.

 

Actualízate con el curso sobre macroeconomía (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor