Estrategia: ¿Se entiende el foco?

estrategia

Si la estrategia de negocios no tiene un foco o prioridades claras no hay posibilidad de que los colaboradores sepan que se espera de ellos. Será letra casi muerta.

Es bien conocido el problema de la mala ejecución de la estrategia por la mala comunicación. Las empresas suelen no darle mucha importancia a la comunicación de la estrategia, ¡y es un elemento vital!

Es determinante que los colaboradores sepan cuál es la estrategia que tienen que implementar, de otra forma, cómo se supone que puedan hacer algo de lo que no están enterados.

Para que la estrategia se entienda es muy importante comunicarla bien. En ese sentido, no solo importa la forma, sino que también el fondo. A continuación, algunas ideas que les pueden servir para estos efectos.

1. No da lo mismo comunicar una estrategia expresada en un documento de 50 o 60 páginas que hacerlo en una página que contenga las 2 a 4 grandes prioridades o focos. Por lo tanto, limite sus prioridades estratégicas a un conjunto muy acotado, optando por aquellas que le generen mayor ventaja competitiva.

2. Además del nombre de las prioridades estratégicas es conveniente agregar algunas ideas fuerza que lo explicitan. De esta forma se logrará tener un mejor entendimiento de lo que hay detrás. Por ejemplo, si una empresa define que una de sus prioridades es “Clientes”, sin mayor explicación, la verdad es que no es una muy buena idea. El ideal es que el foco estratégico esté compuesto por 2 a 4 palabras, con un breve punteo que describa el concepto. En ese sentido, algo así podría ser mejor:

• Foco estratégico: “Experiencia de clientes”
– Cliente al centro
– Ir más allá para sorprender al cliente

Foco: con ejemplos, sentido y métricas

3. Coloque ejemplos de lo que quiere decir con cada prioridad estratégica. Esto nuevamente ayuda a clarificar lo que se quiere lograr. Volviendo al ejemplo del punto anterior, uno podría agregar al final del punteo un ejemplo que diga: “No queremos nunca decirle al cliente que entró a una de nuestras tiendas a comprar, que el producto que quiere no lo tenemos. Si efectivamente no tenemos el producto en stock, debemos decirle: “Sra. o Sr. no tenemos el producto en este momento en nuestra bodega, pero, no se preocupe, se lo haremos llegar a su casa en 1 hora”.

4. Es importante darle un sentido a cada uno de nuestros focos estratégicos. Por ello, cuando el gerente general se los explique a su organización debe ir más allá, incluso elaborando una historia que explique por qué. No olvidemos lo que Simon Sinek nos recalca. La gente (colaboradores, clientes, proveedores) no compra “el qué”, compra “el por qué”.

5. No olvide de colocar métricas y metas que permitan saber qué está pasando con esos focos o prioridades estratégicas, y hágalos visibles. Que toda la empresa se entere que estamos midiendo nuestros focos estratégicos, y cómo vamos con ellos. Eso generará un mayor nivel de compromiso.

Para concluir, alguien podría argumentar que no es conveniente comunicar tan explícitamente las prioridades estratégicas de una empresa. Si bien es cierto que hay ventajas y desventajas en hacerlo, mi experiencia me dice que siempre son mayores los beneficios. Tanto los empleados, como clientes, como los otros stakeholders, al final siempre aprecian enormemente el saber hacia dónde va la empresa.

Actualízate con el curso sobre estrategia online de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor