El rol del Estado: el principio de subsidiariedad

Según el principio de subsidiariedad, el Estado debe dar una atención especial a las personas que no tienen los medios para valerse por sí mismas.

La solidaridad está en el corazón de la Doctrina Social de la Iglesia. Se funda en una relación de amor que ha de existir entre los seres humanos que reconocen su mutua interdependencia y la responsabilidad de la vida de los unos respecto de los otros.

La solidaridad expresa de buena forma el vínculo entre la sociedad y el individuo. Es una acción decidida que prioriza el bien común por sobre el bien individual.

Pero, aunque la solidaridad de los que poseen más respecto de los más desfavorecidos es una actitud encomiable y necesaria, que trae alivio a la situación de muchas personas, no resuelve el problema económico a nivel estructural que genera la epidemia. No basta con la solidaridad de algunas personas o instituciones, como tampoco con la buena voluntad de algún pariente, familiar o vecino.

La subsidiariedad

Las personas que no tienen los medios para valerse por sí mismas en estos tiempos difíciles, requieren de una atención especial por parte del Estado. A esto se refiere el Principio de Subsidiariedad de la Doctrina Social de la Iglesia. Lo podemos definir como la intervención complementaria y auxiliar del Estado y comunidades superiores a favor de los individuos o comunidades más necesitadas.

Le corresponde al Estado velar por estas personas, porque lo que está en juego es su subsistencia, que constituye el mínimo que debe tener una persona para resguardar su dignidad como ser humano.

Para ello es importante modelar nuevas políticas públicas enfocadas a resguardar a los grupos más vulnerables de la sociedad.

Así el Estado, como muy bien lo afirmaba San Juan Pablo II en la Encíclica Laborem Exercens, adquiere el rol de empresario indirecto al modelar el sistema económico de una manera u otra con las leyes. En este caso, claramente debiese ir en ayuda de los grupos más vulnerables y, también de aquellos que perderán su empleo en el corto o mediano plazo.

Hoy más que nunca el principio de subsidiariedad exige que el Banco Central, los ministerios vinculados a la economía, así como el poder legislativo tomen medidas que logren efectivamente generar los recursos necesarios para que los más pobres puedan llevar una vida digna.

En Chile una de las vías de traspaso de dinero por parte del Estado a los ciudadanos es por la vía bancaria. Las personas que no tienen dicha opción en virtud del oficio que realizan, podrían fácilmente caer en las manos de prestamistas o narcotraficantes, lo que tendría consecuencias desastrosas para el país. En consecuencia, urge estar muy atento a aquellas personas que requieren recursos para sobrevivir y no tienen posibilidad de acceso a préstamos formales.

Subsidiariedad en la educación

El principio de subsidiariedad también es una exigencia en el ámbito de la educación. En efecto, dada la situación de pandemia que vivimos, los alumnos han continuado con su educación a través de las redes.

Es lícito preguntarse por la responsabilidad que le cabe al Estado en cuanto procurar que todos los alumnos tengan conexión a la red de internet y un computador apto para participar de la clase. Lo que podía ser opcional hace algunos meses, hoy se vuelve indispensable.

Si a ello le sumamos que el padre o la madre o ambos se desenvuelven por teletrabajo, se comprende fácilmente que allí hay un foco importante de tensión al interior de las casas y, por lo tanto, es un espacio donde urge poner recursos computacionales. De no ser así, lo único que se va a lograr es aumentar la brecha en materia de conocimiento entre los estudiantes que tienen acceso a la tecnología y aquellos que no la tienen.

En este ámbito, pensar en un proyecto que ayude a sobrellevar el alto nivel de estrés que ha ocasionado esta pandemia puede, sin dudas, aminorar los efectos colaterales de haberse visto tan convulsionada la vida de todos de un momento a otro.

Lee aquí sobre el curso online “Ética y RSE” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor