Descarbonización al 2025: ¿Es viable?

descarbonización 2025, energias renovables termoelectricas

¿Qué es la descarbonización 2025 en Chile? Se trata del proyecto en estudio para prohibir la instalación y el funcionamiento del parque de centrales de generación eléctrica alimentadas a carbón a partir de 2025.

En materia de cambio climático y energía, el año 2020 con una buena señal: el Gobierno chileno confirmó que se podrá adelantar el plan de cierre de centrales a carbón, tras un acuerdo con la industria.

La pregunta abierta es en cuánto tiempo. ¿Podremos alcanzar la meta de la descarbonización total de la matriz eléctrica al año 2025? En vez del 2030 o 2040, como plantean algunos movimientos medioambientalistas preocupados del impacto climático.

El tema es sin duda relevante para la discusión en este año 2021, considerando entre otros elementos que la fijación de esta meta está presente en el Congreso a través de un proyecto de ley que fue aprobado en general por la Cámara de Diputados en octubre de 2020.

Descarbonización: de termoeléctricas a energías renovables

Si hoy mismo se apagaran todas las centrales eléctricas a carbón de Chile, no hay duda de que tendríamos como país un gran riesgo estratégico y de seguridad. Esto, porque si hoy las apagáramos, la generación mediante energías renovables y otras fuentes bajas en emisiones no darían abasto para satisfacer la demanda normal. Ni menos si se registrara una alta demanda justo en un momento en que no hubiese viento o sol.

Entonces la pregunta es cuándo podríamos tener la energía renovable suficiente para no depender del carbón. La respuesta no es tan simple porque esto también depende de dos aspectos. Por un lado, del desarrollo del sistema de transmisión, que permite llevar dicha energía renovable desde donde se produce hasta donde se consume. Y, por otro, del avance en los sistemas de almacenamiento, que permiten almacenar energía para proveerla en las horas en que es más necesaria.

Desde la perspectiva del sistema de transmisión, en la situación actual podríamos tener que esperar hasta siete años para lograr un escenario de estabilidad, según ha advertido la Asociación de Transmisores de Chile. En tanto, desde la perspectiva del almacenamiento, la instalación de estos sistemas con baterías podría ser una solución mucho más rápida para lograr la descarbonización, pero bastante más costosa.

Descarbonización 2025: Técnicamente sí, económicamente no está claro.

En este contexto, cabe preguntarse ¿es factible la meta de descarbonizar nuestra matriz eléctrica al 2025? Mi respuesta es clara: Técnicamente sí, puesto que ya existen los sistemas comerciales de almacenamiento masivo con baterías. Pero no es claro que sea económicamente factible, debido al alto costo actual de dichos sistemas.

Descarbonización:  Propuesta de medidas a implementar

Para aportar al debate, propongo revisar dos alternativas de medidas a implementar.

1. Instalar muchos sistemas de almacenamiento en plantas de concentración solar

Primero, evaluar la posibilidad real de instalar, en menos de 5 años, muchos más sistemas de almacenamiento, como son las baterías o las sales fundidas en las plantas de concentración solar. Sin duda, esto sería más caro que expandir el sistema de transmisión. El precio estimado de baterías de ion-litio alcanza los US$200/kWh actualmente, aunque han tenido una tendencia a la baja en el último tiempo. De hecho, se espera que alcancen los US$100/kWh en el 2025.

2. Revisar los incentivos para el desarrollo de almacenamiento

Segundo, revisar la legislación actual en cuanto a los incentivos que genera para el desarrollo de almacenamiento. Hoy en día, el almacenamiento no constituye un sector eléctrico propio, sino que es parte del sector de generación.

Por ello, considero que existen dos vías posibles de implementar para impulsarlo. Primero, crear un nuevo sector, regulado, que permita el ingreso de nuevos actores al sistema. Y segundo, y/o crear una institución privada o del Estado (una empresa pública, por ejemplo) que adquiera unidades de almacenamiento con el objetivo de aportar seguridad al sistema de suministro eléctrico a mínimo costo.

El almacenamiento adquirido por esta última institución debe administrarse centralizadamente, por ejemplo, por el Coordinador Eléctrico Nacional, de tal forma de regular su uso de acuerdo a la demanda y el perfil de generación renovable del sistema completo.

Cualquiera sea la decisión que tomemos como país, debemos debatirla y zanjarla durante este año. Eso, si queremos alcanzar nuestra meta de cierre de plantas termoeléctricas en un plazo de 10 años o menos.

 

Este artículo se basa en una columna de opinión publicada originalmente en revistaenergia.com, en enero de 2021.

 

Actualízate con el curso sobre economía de la energía (online) de Clase Ejecutiva UC. 





Enzo Sauma
Artículos más recientes del autor