Decisiones: ¡No olvides estos 6 principios éticos!

principios éticos

Los principios éticos ayudan a sistematizar la toma de decisiones. Aunque queremos hacer lo correcto, no siempre actuamos de esta manera.

Este artículo fue revisado en diciembre de 2020.

No podemos ignorar los principios éticos. Aspiramos a lo verdadero, lo bueno y lo bello y admiramos a las personas “buenas”, como el Padre Hurtado, que nos hacen un bien inmenso porque con su heroísmo y santidad, para los católicos, muestran hasta dónde puede llegar la belleza de lo que significa ser un ser humano.

Aunque queremos hacer lo correcto, no siempre actuamos de esta manera. Las experiencias vividas en Chile en el ámbito de la corrupción y la colusión, así como los abusos de los que son víctimas muchos chilenos en los más variados campos de la vida, así lo atestiguan.

Principios éticos

De allí nace la importancia de considerar la dimensión ética en todas nuestras acciones y decisiones. Y recordar principios que nos ayudan en este empeño.

1. Hacer el bien posible

A veces alcanzar el bien no resulta fácil. Hay decisiones que hay que tomar que jamás dejarán del todo contento al ser humano. Las acciones tienen repercusiones personales, familiares y sociales que a veces sobrepasan a quién la ejecuta.

Toda acción humana debe ser meticulosamente analizada de tal forma de que se cumpla el principio de hacer el bien y evitar el mal. No siempre podremos hacer el bien a todo quien lo necesita, pero sí estamos obligados a realizar el bien posible y, junto con ello y siempre, nunca dañar.

2. Jamás se puede lograr un bien a través de un mal

Aunque hacer empresa es una buena cosa, esta pierde sentido si no paga las imposiciones a los trabajadores, no proporciona condiciones adecuadas de trabajo y no es rigurosa con el pago de los impuestos.

3. El mal que no podemos evitar

Cuando las decisiones que tomemos para lograr un bien, lleven consigo consecuencias que no quisiéramos, pero no podemos evitar, hemos de ser muy rigurosos en el análisis.

Se podrá tolerar el mal en algunos casos cuando se ha hecho todo lo posible para que ello no ocurra. Cuando es un hecho que por su naturaleza evita males mayores o resguarda un bien valioso reconocido por toda la sociedad.

Bien común

4. La búsqueda del bien común en las decisiones de la empresa

En el mundo de la empresa, donde hay tantos actores involucrados, siempre se ha de tener presente la búsqueda del bien común, lo que no siempre coincide con la búsqueda de intereses particulares.

Tener un objetivo común y un propósito que vaya más allá de las legítimas aspiraciones de algunos, será lo que mantendrá cohesionada la organización a la hora de tomar decisiones.

5. Las decisiones éticas deben ser fundadas

El dramatismo que acompaña a las decisiones éticas es que no obstante nuestras buenas intenciones, no siempre se tendrá la certeza de haber hecho lo correcto. Es por ello que resulta fundamental recolectar toda la información disponible, contar con un buen consejero, y disponer de protocolos de discernimiento adecuados.

Quienes tienen responsabilidades gerenciales o de liderazgo al interior de una institución tienen el deber de saber lo que pasa. Y el derecho a solicitar toda la información que estimen necesaria para tomar las medidas que corresponden.

6. Las decisiones éticas deben ser informadas

La transparencia y la información constante al interior de una institución es lo que garantizará la comprensión de toda la comunidad frente a las decisiones que se tomen. Ello no se improvisa y no puede ser una mera estrategia de marketing, sino que el firme propósito de comprender el actuar como una forma privilegiada de ser más. Y de tender hacia una sociedad más justa y más equitativa.

Actualízate con el curso sobre ética y RSE de Clase Ejecutiva UC.

 





Artículos más recientes del autor