Construcción: La nueva realidad del trabajo

construccion, empleo, trabajo, cuarta revolcuión industrial, diplomados UC online

El riesgo de automatización en el rubro de la construcción alcanza el 42,3%. El 10,2% de los trabajos muestra un alto riesgo.

En los últimos años, se han producido importantes avances tecnológicos. Sin embargo, no todos los sectores han aprovechado estos desarrollos de la misma forma. En diversas actividades económicas, es común observar que las ejecuciones de tareas son de forma repetitiva, o cíclicas. La construcción no se encuentra exenta de ello.

Históricamente, este sector ha sido altamente dependiente de la mano de obra y la pandemia ha visibilizado aún más esta dependencia. Los impactos de las cuarentenas y la paralización de obras ha significado la pérdida de 38% de los puestos laborales del rubro, según la Cámara Chilena de la Construcción (CChC, 2020).

Sin duda, estos nuevos escenarios nos invitan a adaptarnos, ser autodidactas y aprender constantemente. La irrupción de la tecnología aumenta el alcance, facilita y acelera la renovación de sistemas y procesos obsoletos o menos óptimos. En palabras simples, modifica la forma en que trabajamos, negociamos y nos relacionamos.

¿Alguna vez imaginamos que gran parte de nuestro trabajo se podía realizar desde nuestros hogares y que la herramienta básica sería un computador con internet? Lamentablemente, no todos los sectores han dado el salto aún para esta nueva realidad. Para aquellos que crean que es imposible, los invito a revisar el funcionamiento de la flota de camiones autónomos de la División Gabriela Mistral de Codelco. (Video al final de este artículo).

Mercado laboral y Cuarta Revolución Industrial

Ante el temor de algunos respecto de la automatización y el reemplazo de empleos, el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales de la Universidad Católica (Clapes UC) presentó en 2019 su Documento de Trabajo Nº59: El Mercado laboral chileno para la Cuarta Revolución Industrial. Mediante un modelo predictivo, aborda la probabilidad de automatización del trabajo en Chile.

construccion probabilidad de automatizacion trabajos en riesgo

Como vemos en la figura, la cifra de probabilidad promedio de automatización alcanzó el 42%, mientras que el 17% de los ocupados presentó un alto riesgo de automatización. Los segmentos de mediana y baja calificación presentaron probabilidades promedio mayores de reemplazo (40% y 53%, respectivamente) que el segmento de alta calificación (37%). Trabajos rutinarios y predecibles son altamente reemplazables.

Para el sector de la construcción, en particular, el estudio exhibe que el riesgo de automatización alcanza el 42,3%, mientras que el 10,2% de los trabajos del sector se encuentran en alto riesgo de automatización. Con los próximos avances, no sería extraño entonces que algunos trabajos no tan rutinarios pudieran reducir su campo frente a los robots y la automatización.

Lo anterior, representa una oportunidad para modernizar el funcionamiento de las empresas del sector, incorporando tecnología y haciendo esfuerzos en industrialización y automatización que sirvan de complemento y apoyo a los trabajadores.

Por lo tanto, es importante comenzar desde ya con cambios en los programas de capacitación y formación que consideren esta nueva realidad, y buscar mecanismos que incentiven la participación de los trabajadores en estos nuevos programas de capacitación.

Obviamente, estos procesos de adaptación no estarán exentos de dificultades, como la velocidad de la irrupción de la tecnología, el nivel de adopción y adaptación, la cultura de las empresas y el país, entre otros.

Construcción y los aportes de la Cuarta Revolución Industrial

La Cuarta Revolución Industrial está marcando un antes y un después en nuestra historia. El impacto de la tecnología digital, el procesamiento de datos, adelantos en la robótica e inteligencia artificial (AI) se hacen cada vez más presentes.

El World Economic Forum (2018) señala que “los sistemas y robots de AI impulsarán la productividad, reducirán costos y mejorarán la calidad y gama de productos que las empresas pueden ofrecer”. Una gran noticia para quienes adopten y sean capaces de aprovechar exitosamente estos avances.

Oportunidades surgen y la clave es saber cómo y cuándo aprovecharlas. Para enfrentar las nuevas necesidades y desempeñarse adecuadamente en los nuevos campos laborales, la capacitación y formación continua son claves.

Aumento de la participación femenina en la construcción

Los efectos de la pandemia agudizaron algunas deudas históricas del sector, como la participación laboral femenina, la cual ha sido baja (aproximadamente 7%, según la CChC). La vulnerabilidad del trabajo femenino generalmente se asocia a la maternidad y cuidado de terceros, lo que lleva a una precariedad e impacta directamente en el nivel de capacitaciones que pueden adquirir.

Por lo tanto, hay que avanzar en la corresponsabilidad de las tareas de las familias y proveer soluciones a las necesidades en el cuidado de las hijas e hijos (en salas cunas, por ejemplo).

Los campos para trabajos femeninos han sido las áreas especializadas (bodegueras o ceramistas), cargos profesionales (técnica, prevención de riesgos, planificación, posventa) y cargos de baja calificación aseo, portería).

“Mesa Mujer y Construcción”

Frente a esta situación, en julio de 2020 se conformó la “Mesa Mujer y Construcción”. Su finalidad es impulsar la equidad de género, nuevos puestos de trabajo e iniciativas para reincorporar al mundo laboral a aquellas trabajadoras que perdieron su empleo, proyectando la creación de 600 mil puestos de trabajo con una inversión de 22 mil millones de pesos.

Es importante aprovechar estas instancias para modernizar el sector y elevar la participación femenina. Esto no solo implica tener nuevas miradas y puntos de vista, sino que trae consigo un aprovechamiento de capacidades escondidas o no aprovechadas. Lo que genera beneficios para la empresa y trabajador y potencia la movilidad económica-social y aumentos en el PIB. Todo ello se puede traducir en un mayor desarrollo y bienestar.

Para lograr cambios reales, se deben resolver temas como la brecha salarial, el acoso laboral y temáticas asociadas a la equidad de género.

También se deben generar las instancias de formación continua y capacitación otorgando las condiciones para ello. Es tarea de todos aprovechar las bondades de la tecnología y las oportunidades que ofrece la Cuarta Revolución Industrial, sin discriminar entre hombre o mujer.

Conoce cómo operan los camiones autónomos de la División Gabriela Mistral de Codelco

Este artículo contó con la colaboración de Gabriel Azúa, ingeniero y MSc. UC, investigador de Clapes UC.

Este artículo se basa en otro que se publicó originalmente en la página de Clase Ejecutiva UC del diario El Mercurio de Santiago, en 2020. Puedes descargar el PDF de la página aquí, luego de completar unos datos.

Actualízate con el curso sobre gestión de la construcción (online) de Clase Ejecutiva UC. 

 





Artículos más recientes del autor