Árbol de KPI: aumentando la predictibilidad de los indicadores

arbol de KPI, diagrama de árbol de kpi, linea de visibilidad estrategica, como hacer un diagrama de arbol, árbol de KPI ejemplo

Un árbol de KPI, también conocido como línea de visibilidad, permite “ver” la pirámide funcional y la sincronización necesaria para cumplir los distintos objetivos.

 

Para mejorar la predictibilidad de los KPI (key performance indicator), se pueden desarrollar “Árboles de Sincronización Causa-Efecto de KPI”, también conocidos como árboles de KPI.

Estos árboles causa-efecto permiten visualizar la pirámide funcional de sincronización que se requiere para lograr las metas de primer nivel.

Dicha pirámide muestra qué acciones de un nivel inferior son impulsoras de los resultados de un nivel superior. Este árbol de visualización de KPI es también conocido como la “línea de visibilidad”, ya que muestra cómo el desempeño individual se conecta con los objetivos y resultados estratégicos de la organización.

Veamos cómo hacer un diagrama de árbol. La figura muestra un árbol de sincronización causa-efecto, entre los diferentes KPI, de los distintos niveles organizacionales, los cuales se encuentran conectados de una manera causa-efecto, desde el nivel inferior (nivel de persona), hasta el nivel superior (nivel de estrategia).

Árbol de KPI

Figura árbol de KPI ejemploComo podemos observar, el árbol permite hacer visible las diferentes acciones impulsoras (predictoras) que deben llevarse a cabo, para asegurar los resultados de la organización (efecto); proceso también denominado flujo de desempeño o flujo de valor.

Con esta línea de visibilidad estratégica trazada, una persona puede ver claramente cómo sus resultados contribuyen al logro de los resultados estratégicos de la organización, desde una perspectiva de cadena de flujo de valor. Además, permite comunicar de una manera muy sencilla las interrelaciones causa-efecto o resultados-impulsores que deben darse para asegurar la ejecución de la estrategia.

Árbol de KPI: cascada de causa-efecto

Adicionalmente, esta cascada causa-efecto permite enfocar a la alta gerencia en la gestión de la estrategia. Y, a los mandos medios, en la gestión de las operaciones de la organización. Ambas sincronizadas entre sí.

Este aspecto debe ser el fundamento de la capacidad para predecir, informar el hecho con anticipación y apoyar desempeños estratégicos de alto nivel.

Por lo tanto, debemos intentar que la organización cuente únicamente con KPI adecuadamente alineados a través de una línea de visibilidad estratégica. Eso, porque el manejo y registro de otro tipo de indicadores son distractores que desenfocan recursos y que no apoyan la toma de decisiones estratégicas.

 

Actualízate con el curso de control de gestión (online) de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor